La flor florece por florecer

“Por más amenazas que pesen sobre la Casa Común, la Tierra, atacada en todos los frentes por el tipo de cultura que hemos desarrollado en los últimos dos siglos, explotando ilimitadamente sus limitados bienes y servicios, más para la acumulación material de unos pocos, a pesar de todo eso ella continúa ofreciéndonos generosamente la belleza de los frutos, flores, plantas, animales y una amplia biodiversidad”, reflexiona en voz mi amigo y tan admirado maestro Leo Boff, cuyo pensamiento quisiera compartir como amanuense.

A mí me impresionan las pequeñitas flores rojas y amarillas de tres vasos que cuelgan de una de mis ventanas. Ellas, alegres, sonríen al universo. Ángel Silesius dice: «la flor no tiene un porqué, florece por florecer, no se preocupa de si la miran o no, simplemente florece por florecer».

Sabemos que sólo un 5% de la vida es visible. Lo restante está compuesto de microorganismos, bacterias, virus y hongos. Con las palabras de uno de los mayores biólogos vivos, Edward O. Wilson: «en un sólo gramo de tierra, o sea, en menos de un puñado, viven cerca de 10 mil millones de bacterias, pertenecientes hasta a 6 mil especies diferentes». Si eso es así, imaginemos los trillones de trillones de microorganismos que habitan en el subsuelo de la Tierra. Por eso tienen razón James Lovelock y su grupo al afirmar que la Tierra es un super organismo vivo. No en el sentido de un animal inmenso, sino en el de un sistema que se autorregula y que articula lo físico, lo químico y lo ecológico de forma tan inteligente y sutil que siempre produce y reproduce vida. La llamó Gaia, nombre griego para designar a la Tierra viva.

En la naturaleza nada es superfluo. Con cierto sentido del humor escribió el Papa Francisco en su encíclica “Sobre el Cuidado de la Casa Común” refiriéndose a san Francisco, que este pedía a los frailes «que dejasen siempre en el convento una parte del huerto para las hierbas silvestres», porque a su manera ellas también alaban al Creador.

Debemos cuidar de estos trabajadores anónimos que garantizan la fertilidad de los suelos y son responsables de la inimaginable diversidad de los seres, de los distintos frutos, de la variedad de flores, de la diversidad de las plantas y también de la existencia de los seres humanos, en sus diferentes modos de ser lo que son. Con los miles de millones de litros de agro tóxicos los amenazamos y matamos. La humanidad es la primera especie en la historia de la vida, que tiene ya 3,8 mil millones de años de duración, que se ha vuelto una fuerza geofísica letal.

Ella es el meteoro rasante, capaz de generar, por su falta de cuidado y por la máquina de muerte que ha creado, las condiciones para exterminar la vida visible y nuestra civilización. Habrá quien diga que con eso se inauguró una nueva era geológica, el Antropoceno. Pero a esos microorganismos les es indiferente. Un naturalista, Jacob Monod, lanzó la idea de que, debido al fracaso de nuestra especie, surgirá tal vez otro ser, capaz de soportar el espíritu, que sea más amante de la vida.

Consideremos estos hechos: los pequeños organismos vivos y visibles como las hormigas totalizan cerca de 10 mil billones y tienen un peso equivalente al de toda la población humana de 7,5 mil millones de personas. Los insectos, por miles de millones, son responsables de la polinización de las flores que, posteriormente, darán frutos.

¿Quién podría imaginar que una simple hierba silvestre de Madagascar proporcionaría alcaloides que curan la mayoría de los casos de leucemia infantil aguda? ¿O que un oscuro hongo de Noruega proporcionaría una sustancia que permite realizar el trasplante de órganos? Más sorprendente aún: a partir de la saliva de las sanguijuelas se ha desarrollado un disolvente que evita la coagulación de la sangre en las cirugías.

Todos los seres poseen un valor en sí mismos, por el simple hecho de haber surgido a lo largo de millones de años de evolución y enseguida poder ser útiles para su hermano o hermana, el ser humano. Las especies consideradas “dañinas” que son silvestres, enriquecen el suelo, limpian las aguas, polinizan la mayoría de las plantas con flores. Sin ellos nuestra vida estaría sujeta a enfermedades y sería más breve. Esa legión de microorganismos y minúsculos invertebrados, los gusanos nematodos que constituyen las cuatro quintas partes de todos los seres vivos de la Tierra, como nos afirman los biólogos, no están sin cumplir su función en el proceso cosmogénico. Los necesitamos para sobrevivir. Ellos no necesitan de nosotros.

José Carlos García Fajardo, amanuense de Leo Boff

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Una cosa es predicar y otra dar trigo

No hay más soberano legítimo que la nación;
no puede haber más legislador legítimo que el pueblo.
Denis Diderot

(Después, vino lo que vino: cuando hubo que elegir a los representantes de la ciudadanía, del pueblo, de la nación para cargos en el Poder Judicial, en el Legislativo y en el Ejecutivo o gobierno de la “nación” o estado.)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La paz es fruto de la justicia

No quiero la paz que sobrepasa todo entendimiento,
quiero la comprensión que trae paz.
Helen Kelle

Opus iustitiae pax

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La flor no tiene un porqué

La flor no tiene un porqué, florece por florecer,
no se preocupa de si la miran o no,
simplemente florece por florecer.

Ángel Silesius , místico poeta alemán

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

No hay camino

De ahora en adelante, esperanza. El camino no existe.
Por esto lo construyo mientras lo hago.

Ko Un, poeta coreano

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Leí un comentario escrito por un colega en donde “contaba” cómo habían sido sus estudios de Periodismo. Sentí pena por que había dedicado a la enseñanza en FCI, UCM, toda mi vida docente, desde que comenzamos en Escuela de Cine hasta que se inauguró el edificio de la FCI y después el otro. Me jubilé con 70 años, pero al ser nombrado Eméritus puede seguir dirigiendo el Taller de Periodismo Solidario, en Cantarranas, detrás campos de rugby hasta 6 de abril de este año en que cumplidos los 80 me vine a casa. Aquí sigo trabajando a diario, escribo artículos que se publican, un libro de Remembranzas, (no de Memorias), reviso dos novelas empezadas y la traducción al gallego de la primera que publiqué. Cuido mis plantas, paseo a diario y nado una hora en la piscina. Nunca me aburro porque nunca he conocido esa experiencia. Como muchos sabéis llevo 51 años casado, con seis hijos 12 nietos algunos ya de más de 20 años. Ahora he comenzado hace unas semanas una serie en Diario crítico sobre Mayores en activo. Aporto mi experiencia como persona mayor y el lector sabe que estoy bien documentado con algunos buenos libros y con otros infumables… alguno se vendió mucho y con este horroroso título… y extravagante contenido LA GUIA ANTIEDAD. Cómo poner freno al envejecimiento.
Esta es mi vida y esta la respuesta que tuve que acortar hasta los mil caracteres para dar mi testimonio sobre el periodismo que aprendí con maestros y que enseñé en la FCI desde que se fundó hace más de 25 años hasta abril de este año, ante un comentario simpático de un colega que cuenta con cierto humor cómo fueron sus estudios de periodismo hace 20 años. Me he puesto a su disposición pero no ha sido esa ni mi experiencia ni la de los alumnos de TRES grupos por año explicando mis asignaturas, manteniendo seminarios, Talleres, con viajes de 54 personas cada año a conocer bien Marruecos hasta las Dunas de Mersugha, y los cientos de voluntarios sociales que desde esa FCI partieron cada verano a 19 países de Latinoamérica y a unos diez de Africa y de Oriente Medio compartiendo experiencias con jóvenes universitarios e instituciones solidarias de allí. Eso estudiantes de Periodismo y  tb de otras facultades contribuyeron a recoger, seleccionar y enviar más de 800 mil libros de novela, poesía, arte, teatro, profesiones, cultura etc pero nunca de textos de nuestras escuelas o universidad, a las Escuelas Normales donde se preparan profesores y directores de escuelas e institutos de esos países. Así como a los departamentos de español en muchas universidades de África y de Oriente Medio. Así como a seleccionar, dirigidos por formidables Farmacéuticos de la Facu de Farmacia, unas 80 toneladas de medicamentos recogidos en farmacias a los que les faltara más de un años para caducidad. Por supuesto, nunca jarabes ni opiáceos,  hemo derivados,  tranquilizantes etc de acuerdo con la OMS. En esa maravillosa labor participaron muchos profesores y profesoras jubilados así como personal jubilado o voluntarios de los PAS y otras personas admirables y preparadas. Todo esto y más nació en nuestra Facultad de Periodismo de la que tantas veces se habla con ligereza: Viviendas compartidas personas mayor- estudiante “Convive”, Personas sin Hogar cada noche, aulas en 4 centros penitenciarios de Madrid y en Granada, Sevilla, Palma de Mallorca, Segovia, Murcia etc desde hace unos 30 años.. Pero estas noticias de  personas desinteresadas, generosas, afables, bien preparadas para visitar a ancianos enfermos en sus casa u hospitalizados que no reciben visitas, personas discapacitadas, clases a inmigrantes o partidos de fútbol o las actividades con jóvenes inmigrantes, visitar esos tan deficientes Centros de Acogida a Extranjeros, y una largo etcétera junto a y cooperando siempre con ONG, Organizaciones de la Sociedad Civil, especializados en algún sector en donde necesitan voluntarios, traer y llevar a sus casa durante 20 años a estudiantes discapacitados en sillas de ruedas que estudian en muchas facultades de la UCM, que utilizan sus coches y pagan la gasolina. Claro que vale la pena. Si no entrad en Internet… ya que los informativos… nos aburren y algo peor… con sus contenidos infumables y muchas veces inadmisibles o banales. Y sé d elo que hablo porque presenté el Telediario de TVE cuando el recordado Hermida se fue a EEUU y co la suerte de que mi regidor fuera entrañable amigo…. Forges.

Aquí va lo que comenté a un tal Gonzalo y que, a mis años, me permite hacerlo con gran afecto y respeto: Gonzalo, no sé n qué Facultad habrás estudiado. Por la fecha, yo ya era Profesor d Historia dl pensamiento político y socia, y d Hª universal contemporánea d 3º. Mantuve 5 seminarios de libre asistencia de 14:30 a 16 en el aula 414 de lunes a jueves… pero luego dirigí durante muchos años otro los viernes a la misma hora sobre Solidaridad… de donde había de salir la ONG Solidarios para el Desarrollo. Esos seminarios o Talleres no influían en la nota o en los créditos. Sólo cuando l actual Rector, entonces vice, insistió n q n el Taller d Periodismo Solidario q teníamos en Cantarranas, detrás de los campos de rugby, se podía tener acceso a 5 créditos d licenciatura. Tenían que escribir un artículo de 700 palabras todas las semanas, previa aprobación del tema por el CR; Miércoles recibían los 30 y mis ayudantes los 30 artículos para traerlos leídos y subrayados de acuerdo con las Normas dl Taller.
A los 70 me jubilaron pero como Eméritus pude estar hasta los 80 n Taller y l Centro de Colaboraciones Solidarias q funcionaba desde hacía 25 años. Por l Taller 400 hoy buenos periodistas a los que editábamos trabajos buenos y se enviaban junto a otros 10 d conocidos escritores y periodistas a más d 2000 profesionales d medios n Latino América, excepto Haití y Brasil, aunque muchos de este gran país los pidieron en español. Te imaginas los CV de estos que aportaban los links y xc d lo publicado x ellos n tantos medios al pedir becas, prácticas o trabajo. Lo dejo aquí, pero quedo a tu disposición porque sé que hay otra versión de los estudios del Periodismo. Yo sigo escribiendo en esta terraza cada día artículos libros y ensayos, nado cada día y cuido plantas, y cuando no tenga piscina pasearé durante 1 h x Casa de campo a 10′ d casa. Un abrazo y seguiré crónicas dl Silense. Que salude al Abad de mi parte. Prof. Fajardo

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ayer ya pasó, mañana es una hipótesis

Cuando pensamos que el día de mañana nunca llegará, ya se ha convertido en el ayer.

Henry Ford

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario