Búscate 30′ en un espacio tranquilo

Reflexión guiada.- Por Louise Hay https://youtu.be/RmXaD1UgXkc vía @YouTube
Busca un espacio tranquilo, y regálate 30 ‘ del “tiempo y espacio” que te restan. Siéntate cómodo/a y con la espalda erguida sin tensiones.
No importan la edad, profesión, estado sexo, nivel de educación y trabajo u ocupación diaria. Aunque tengas mi edad, pasados los 82, puede ser un momento kairológico, no cronológico,… especial y oportuno para ti y para aquellos con quienes lo compartas. No es nuestra costumbre “acusar recibo” de lo que voy colgando en este grupo…pero en esta ocasión te doy mi email garciafajardojc@gmail.com y si necesitas mi teléfono me lo pides  y precisamos una hora que nos convenga a los dos. Como somos RDM, si me envías un email… oriéntame para que recuerde dónde y cómo nos conocimos. Si eres antiguo alumno o colaborador/a mío… dímelo para “ayudar” a mi memoria… es natural. Y no me quejo sino que lo celebro con este “presente” porque, estés donde estés y en la situación en que te encuentres… hoy es siempre, todavía. Más allá de creencias, religiones, costumbres, “nacionalidades” qué palabro… somos todos ciudadanos de este mundo y lo que cuenta es “aquí y ahora”… el pasado NO EXISTE, el futuro para muchos tampoco…somos lo que estamos siendo (o como diría Hegel “lo que no somos”, claro porque lo estamos siendo. Respetemos a todos los seres, así, como son siempre y cuando no atenten contra los derechos inalienables y fundamentales: a la vida, a la libertad responsable y a la búsqueda de la felicidad. Ten presente que somos responsables del tiempo que resta a cada uno, y en cierto modo, a los demás, sobre todo a los más próximos y a quienquiera que sea que llegue nuestra palabra, experiencia, silencio compartido. Párate unos minutos antes de escuchar este texto y dime ¿quién y cuándo y cómo nos garantizan ni un día más de vida? Sí a tí y a mí.
Un abrazo y esa paz que procede la justicia. No la impuesta por los “poderes fácticos, ideológicos o lo que sean”. Recuerda, como salvoconducto: HOY ES SIEMPRE, TODAVÍA…. porque no pueden estar escritos porque entonces no seríamos libres ni responsables. Sí, VALE la PENA hacer un alto en el camino… no son más que 30 minutos que sólo dependen de ti, porque si los buscas, los encontrarás. Y si no, me llamas y la armamos.
Prof. Fajardo
Haz clic aquí para responder
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Campo de arroz

Campo de arroz

– Maestro, ¿por qué hay aspirantes que vienen un día y otro día, escuchan y preguntan, te hacen regalos y tú no los admites como discípulos?
– Sergei, porque están cocidos – respondió el Maestro que estaba arreglando la ribera del río.
– No te entiendo, Venerable señor.
– Pásame esos cantos rodados mientras te cuento una historia.
– ¿Puedo sentarme?
– No, trabaja. Pues bien – prosiguió el fornido anciano que estaba sentado sobre sus talones dentro del agua -, había un aspirante bastante holgazán y que aspiraba a la paz interior pero que dejaba todo el esfuerzo en manos del Maestro, sin comprender que nadie puede progresar por otro.
– Ni que existen los atajos.
– Eso es. Pensaba que con leer las Escrituras, escuchar al Maestro y asistir a los oficios en el templo ya era suficiente. Un día, descorazonado, se dirigió a su Maestro y le dijo con un velado reproche:
– “Todos dicen que eres muy buen Maestro pero yo no avanzo gran cosa…”
– Eso puede tener solución – le respondió -. Busca una tierra fértil y bien regada y planta estos granos de arroz. Cuando broten, vuelve a verme y yo haré el trabajo por ti liberándote de tus ataduras.
– ¿Y dio resultado? ¡Qué buen sistema! – exclamó el inconsciente Sergei.
– Pasó mucho tiempo y se sucedieron las estaciones, pero el campo en donde había plantado el arroz no daba brotes. Así que el aspirante regresó ante el Maestro y le dijo casi desesperado:
– “¡He hecho todo lo que me dijiste! Escogí una tierra fértil, no le faltó el agua de la lluvia o del riego, pero ¡el arroz no brota!”
– “La razón – le respondió amable el Maestro – es porque el arroz que te di estaba cocido”.

Prof. Gª Fajardo “Bailaré claqué sobre tus sombras” Edic. Miraguano

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario
Hay una historia Zen sobre un hombre y un caballo. El caballo galopa rápidamente, y parece que el jinete se dirige urgentemente a algún lugar importante. Un transeúnte a lo largo del camino grita: “¿A dónde vas?” Y el jinete responde: “¡No lo sé! ¡Pregúntale al caballo! ”Esta es también nuestra historia de vida. Muchos de nosotros montamos a caballo, pero no sabemos a dónde vamos, y no podemos parar. El caballo es nuestra “energía del hábito”, la fuerza implacable del hábito que nos empuja, que a menudo desconocemos y nos sentimos incapaces de cambiar. Siempre estamos corriendo.”
Thich Nhat Hanh

Hay una historia Zen sobre un hombre y un caballo. El caballo galopa rápidamente, y parece que el jinete se dirige urgentemente a algún lugar importante. Un transeúnte a lo largo del camino grita: “¿A dónde vas?” Y el jinete responde: “¡No lo sé! ¡Pregúntale al caballo! ”Esta es también nuestra historia de vida. Muchos de nosotros montamos a caballo, pero no sabemos a dónde vamos, y no podemos parar. El caballo es nuestra “energía del hábito”, la fuerza implacable del hábito que nos empuja, que a menudo desconocemos y nos sentimos incapaces de cambiar. Siempre estamos corriendo.”

 

Siempre que leo esta historia me planteo ¿Cuál es ahora mi caballo?

A lo largo de mi vida me he visto  corriendo a lomos de  energías de hábito. Y ahora puedo bajarme de esos caballos.

La energía de  hábito, nos empuja a hacer y decir cosas que no nos gustan, que nos hacen daño a nosotros/as  y a las personas que están a nuestro alrededor. ¿Sabes cuál es ahora tu caballo? ¿Te gustaría reconocer esa energía en ti para transformarla?

Sabemos, que esta energía es muy fuerte y que nos llega a través de la transmisión de muchas generaciones de antepasados. También conocemos que la práctica de plena consciencia nos ayuda a liberarnos de ese tipo de energía .

Cuando practiques la plena consciencia puedes reconocer esa energía de hábito, abrazarla suavemente y decirle  “Hola, mi pequeña energía de  hábito sé que estás aquí. Te cuidaré bien. Estoy aquí para ti.”  Así, la plena consciencia  hará el trabajo de reconocer y abrazar tu energía de hábito, y la  ayudarás a transformarse un poco hasta llegar a su forma de semilla.

El Maestro Thay, como muchos otros auténticos Maestros Zen, nos ha enseñado que “Cada vez que una energía negativa es abrazada por la energía de la plena consciencia , ya no te empujará a hacer o decir cosas que no quieres hacer o decir”

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Por qué temer a la muerte?

 Párate un poco, camina mirando todo lo que te rodea, respira hondo o siéntate en silencio y, ahora sí, comienza a repasar mentalmente cuando de positivo, dichoso, feliz, ha sucedido y sucede a diario en tu vida… desde el amanecer al alba próxima. Sí, porque hasta mientras dormimos respiramos y se abren ocultos canales que ni los podríamos haber soñado. Algunos aún dicen “consultar con la almohada”, que es una de las cosas con las que no debemos consultar ni tratar nada. Por eso, muchos amigos, después de cepillarse los dientes y ponerse el pijama, no se lanzan de un salto a la cama… salvo que alguien le esté esperando, porque entonces sí que no se acaba el día vital. Me refiero al día a día y lo mismo al despertarte, si no tienes que canalizar alguna hormona. El despertarte, a no ser que la necesidad impere, conviene tomarlo como una despedida… y un renacer con toda la experiencia que has acumulado, aún y quizás sobre todo, mientras tu cuerpo dormía pero no tu corazón ni tus pulmones ni millones de células, órganos y sistemas. Conviene respirar hondo, “despertarse” mentalmente, y saludar al pasado y comprender, de (cum prehendere) aunque no lo entiendas (intendere o intus leggere), y abrirse al nuevo día… no te preocupes, el alba comienza cuando tú te despiertas al igual que puedes recordar momentos en tu vida pasada en que pareció hacerse noche el mediodía. Quizás te extrañe la serenidad de los sabios y maestros al abrirse a la muerte como nos “abrimos” a la vida, sea en el útero o con el primer vagido. Dime, con la confianza y serenidad que dan el saberse querido, aceptado tal como eres, ¿recuerdas dónde estabas y lo que sufrías, que no padecías, antes de haber nacido? ¿Lo has echado alguna vez de menos, lo añoras o te sientes desalojado en el destierro del exilio? Porque, en ocasiones, hemos padecido el exilio, y, hasta no pocos, el destierro, que no son lo mismo. No nos preocupamos porque no podemos echar de menos aquello de lo que no hemos tenido conciencia y que no ha existido con nosotros de protagonistas responsables, qué razones podemos aducir para temer lo que no conocemos. Tengo presente la distinción que hacía el Damasceno entre temor y miedo: temor es preocupación ante un posible dolor que podemos tener en espera de una cirugía, prueba, desafío o separación de una persona querida; miedo es siempre ante lo desconocido, que muchas veces, está en nuestra mente, fantasía, supersticiones, ignorancia, tabúes de la tribu o del entorno. Cuántas veces hemos vencido el miedo con encender la luz y ver que el “miedo” era ante una prenda de ropa colgada y movida por el viento… apagamos y no hubo nada, se esfumó… como toda fantasía que no intentamos cosificar pues entonces nos movemos en otros campos, como son los de dolencias psicológicas o mentales. No son idénticas. Son como los mitos, alucinaciones, y otros corsés que también contribuimos a imponernos sutilmente o como “mal menor” para tener algo manejable con lo que padecer, (de patior). Aunque se puede padecer deleitosamente un orgasmo, con el cuerpo dormido o bien despierto y en activo.

José Carlos Gª Fajardo. Profesor Emérito U. C. M.

garciafajardojc@gmail.com

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Quienes son los que temen a la justicia

 El Tribunal Penal Internacional (TPI) se creó en la ONU, una vez logradas las ratificaciones de los sesenta países necesarios para su nacimiento. Lo firmaron 139 desde que en 1998 se aprobó su Estatuto en Roma, pero más de la mitad no lo habían ratificado.

Su sede está en La Haya y juzga crímenes contra la humanidad, genocidios y otras violaciones graves contra los derechos humanos y el derecho internacional humanitario.

Después de las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial, funcionaron los Tribunales de Nürenberg y de Tokio para juzgar a los criminales contra la humanidad que habían perdido la guerra. Nada se hizo contra otros responsables de crímenes similares que bombardearon ciudades abiertas, hospitales, utilizaron bombas incendiarias, asesinaron sin juicio a los oficiales del ejército polaco en las Fosas de Katin, torturaron, expoliaron y deportaron pueblos enteros allende los Urales o la ignominia de las bombas atómicas lanzadas sobre las indefensas ciudades de Hiroshima y Nagasaki. Ninguna de estas ciudades era objetivo militar ni constituían amenaza alguna. Fue escarmiento para acelerar la rendición de los japoneses. Por orden del presidente Truman, no importaron los medios para conseguir sus fines. Estos criminales de guerra se encontraban en el bando de los vencedores, los Aliados. Los asesinatos, las violaciones y las sevicias contra los vencidos fueron innumerables.

Después, el mundo asistiría atónito a las masacres en la guerra de Indochina por los franceses y en Vietnam por los norteamericanos. Las independencias de los países emergentes del llamado Tercer Mundo se lograron a costa de perder cientos de miles de vidas de nacionales que luchaban por sus países, pero eran tratados como terroristas. Una vez alcanzada la independencia y convertidos en héroes de sus respectivas patrias, las antiguas metrópolis se esforzaron por corromperlos para continuar explotando sus riquezas naturales. Todavía sucede en nuestros días en África, Asia y Latinoamérica. Por otros medios, claro, y bajo el pretexto de ayudarlos en su desarrollo, a costa de mantener vivas varias guerras simultáneas en las que mueren más civiles que militares.

Dentro de esos crímenes destacan los genocidios perpetrados en Ruanda, Burundi, Congo, Camboya, Angola y el criminal sistema del apartheid en Sudáfrica y en la antigua Rodhesia, hoy Zimbabwe, donde ser negro era presunción de culpabilidad. Aparte de que las mejores tierras, igual que en Kenia y otras antiguas colonias, pertenecían y continúan perteneciendo a los extranjeros blancos.

Cuando se aprobó, en 1998 en Roma, el Estatuto del Tribunal Penal Internacional, parecía un sueño que algún día funcionara para perseguir los crímenes contra la humanidad, que no prescriben y que podían perseguirse en cualquier país, fuera cual fuera el rango del criminal.

La globalización de la justicia era una necesidad imperiosa para garantizar los derechos sociales, económicos, humanos. Parecía que las grandes potencias se habían dado cuenta de que no puede haber paz sin justicia; que no es por la guerra, la explotación, la extorsión y la fuerza cómo puede mantenerse un orden justo en un mundo cada vez más interrelacionado.

Pero ¿qué puede esperarse de un Tribunal Penal Internacional si es recusado por EEUU, China, Rusia e Israel entre otros países que se creen por encima del bien y del mal?

La Unión Europea tomó el liderazgo de la puesta en marcha de esta institución fundamental sostenida en todo momento por la presión de la sociedad civil organizada. La ONU, una vez más, se ha mostrado impotente ante la prepotencia de los países que mantienen la tortura, la pena de muerte, que no respetan los derechos humanos ni permiten que sus ciudadanos sean juzgados por otros tribunales que los suyos.

Los casos de EEUU después del 11 de septiembre, de Israel desde su nacimiento y de China desde su sistema totalitario son escandalosos.

Los ataques de EEUU contra el Tribunal Penal Internacional son demoledores y cuestionan seriamente el futuro de esta institución . La argumentación utilizada por sus autoridades de que nada ni nadie entorpecerá su lucha contra el terrorismo es perversa porque parte de esa lucha es ilegal. Y muchas veces criminal e injusta.

Una vez más, tocará a la sociedad civil organizarse para denunciar estas violaciones, amenazas y ataques a pesar de la impresionante e inmoral campaña mediática que EEUU ejerce sobre los grandes medios de comunicación.

José Carlos Gª Fajardo. Profesor Emérito U.C.M.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Sabias palabras

La humanidad, en pos de la felicidad, ha progresado a pasos agigantados en la ciencia y la tecnología, y estos avances nos han reportado un gran beneficio. Sin embargo, es bastante obvio que el progreso material, por sí solo, es incapaz de garantizar la paz y felicidad verdaderas que buscamos. Para lograr la verdadera felicidad es necesario que nos embarquemos en el desarrollo interno o espiritual. Para lograr felicidad, es importante que progresemos tanto en lo material como en lo espiritual.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La Tierra ya no puede soportar más

LA TIERRA Y NOSOTROS YA NO PODEMOS MAS!
¿Sabía que Nestlé, Unilever, Procter & Gamble y Mondelez están relacionados con los casi 10.000 incendios que se han producido este año en Indonesia?
 
El problema es el mismo que llevamos años denunciando y los sospechosos son los habituales. Mientras la selva tropical de Indonesia es devorada por las llamas, las grandes marcas de la alimentación siguen comprando aceite de palma a productores relacionados con los incendios y la deforestación.
 
Por mucho que Nestlé y compañía se empeñen en mostrar una “fachada verde y sostenible”, todas las investigaciones señalan que sus cadenas de suministro están manchadas de delincuencia y destrucción de los bosques. Pero siguen sin hacerse responsables.
 
En lo que va de año, más de 900.000 personas en Indonesia han sufrido infecciones respiratorias agudas debido al humo procedente de los incendios forestales, y casi 10 millones de niños corren riesgo de sufrir daños físicos y cognitivos de por vida debido a la contaminación del aire.
 
No podemos quedarnos de brazos cruzados esperando mientras la industria del aceite de palma sigue destruyendo bosques intactos y poniendo en peligro la salud de millones de personas para obtener beneficios económicos.
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario