Acoger bien a los que llegan

Una de las marcas del pueblo brasileño bien analizada por el antropólogo Roberto da Matta, es su capacidad de relacionarse con todo el mundo, de sumar, juntar, sincretizar y sintetizar. Por eso, en general, no es intolerante ni dogmático. Le gusta acoger bien a los extranjeros.
 
Pues bien, estos valores son fundamentales para una globalización de rostro humano. Estamos mostrando que es posible y la estamos construyendo. Infelizmente, en los últimos años ha surgido, en contra de nuestra tradición, una oleada de odio, discriminación, fanatismo, homofobia y desprecio a los pobres (el lado sombrío de la cordialidad, según Buarque de Holanda), que nos muestran que somos, como todos los humanos, sapiens y demens, y ahora más demens. Pero eso seguramente pasará y predominará la convivencia más tolerante y apreciadora de las diferencias.
Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La política como cuidado de los demás

El cuidado pertenece a la esencia de lo humano, y de toda la vida. Sin cuidado enfermamos y morimos. Con cuidado, todo se protege, y dura mucho más. El desafío hoy es entender la política como cuidado de la gente, especialmente de los más vulnerables, como indios y negros, cuidado de la naturaleza, de la educación, de la salud, de la justicia para todos. Ese cuidado es la prueba de que amamos a nuestro país y queremos a todos incluidos en él.
 
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Nación no escindida sino cohesionada

El pueblo brasilero se ha habituado a afrontar la vida y a conseguir todo “en la lucha y a la fuerza”, es decir, superando dificultades, y con mucho trabajo. ¿Por qué no “enfrentaría” también el último desafío de hacer los cambios necesarios, en medio de la actual crisis, que nos coloquen en el camino recto de la justicia para todos?

El pueblo brasileño todavía no ha acabado de nacer. Lo que heredamos fue la Empresa-Brasil con una élite esclavista y una masa de destituidos. Pero del seno de esta masa nacieron líderes y movimientos sociales con conciencia y organización. ¿Su sueño? Reinventar Brasil.
El proceso comenzó a partir de abajo, y ya no hay cómo detenerlo, ni siquiera por los sucesivos golpes sufridos, como el de 1964, civil-militar, y el de 2016, parlamentario-jurídico-mediático.
A pesar de la pobreza, de la marginación y de la perversa desigualdad social, los pobres inventaron sabiamente caminos de supervivencia. Para superar esta anti-realidad, el Estado y los políticos necesitan escuchar y valorar lo que el pueblo ya sabe y ha inventado. Sólo entonces habremos superado la división élites-pueblo, y seremos una nación no escindida ya, sino cohesionada.
Leo Boff

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Globalización de rostro humano

Una de las marcas del pueblo brasileño bien analizada por el antropólogo Roberto da Matta, es su capacidad de relacionarse con todo el mundo, de sumar, juntar, sincretizar y sintetizar. Por eso, en general, no es intolerante ni dogmático. Le gusta acoger bien a los extranjeros.
Estos valores son fundamentales para una globalización de rostro humano. Estamos mostrando que es posible y la estamos construyendo. Infelizmente, en los últimos años ha surgido, en contra de nuestra tradición, una oleada de odio, discriminación, fanatismo, homofobia y desprecio a los pobres (el lado sombrío de la cordialidad, según Buarque de Holanda), que nos muestran que somos, como todos los humanos, sapiens y demens, y ahora más demens. Pero eso seguramente pasará y predominará la convivencia más tolerante y apreciadora de las diferencias.
Brasil es la mayor nación neolatina del mundo. Tenemos todo para ser también la mayor civilización de los trópicos, no imperial, sino solidaria con todas las naciones, porque incorporó en sí a representantes de 60 pueblos diferentes que vinieron aquí. Nuestro desafío es mostrar que Brasil puede ser, de hecho, una pequeña anticipación simbólica de que todo es rescatable: la humanidad unida, una y diversa, sentados a la mesa en una comensalidad fraterna, disfrutando de los buenos frutos de nuestra bonísima, grande, generosa Madre Tierra, nuestra Casa Común.
¿Es un sueño? Sí, el sueño bueno, el sueño necesario.

Leo Boff

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mahatma Gandhi 4

Soy patriota porque soy hombre y humano. Este sentimiento no lleva consigo nada exclusivo.
Los derechos que no fluyen de un deber bien cumplido no valen la pena.
El amor jamás reclama, siempre ofrece. El amor siempre sufre, nunca se venga.
No conozco ningún pecado mayor que el de oprimir al inocente en nombre de Dios.
 
El propio principio de la violencia exige que se renuncie a toda forma de explotación.
La humanidad tiene que salir de la violencia sólo a través de la no violencia.
Mi optimismo reside en un credo sobre las infinitas posibilidades de que el individuo desarrolle la no violencia.
Un error no se convierte en verdad porque todo el mundo crea en él.
 
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Sobre las ONG paragubernamentales

 

Nunca tan alto ni tan claro se había hablado sobre la labor de las ONG. Ensalzando sus virtudes y buscando soluciones para sus defectos. José Carlos García Fajardo, fundador de la ONG Solidarios y Profesor Emérito en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad de Madrid, es la voz visible de una nueva corriente comprometida con el voluntariado y la auténtica cooperación entre los pueblos. “Nada que ver con la falsa e interesada ayuda al desarrollo que promueven los gobiernos”, según el profesor Fajardo.

Pregunta. – En un artículo publicado en internet pone el dedo en la llaga en un tema intocable en nuestro “solidario” país: ¿Son muy comunes en España las ONG domesticadas por los poderes públicos o por intereses privados?

Respuesta. – No sólo en España, sino en todos los países desarrollados. Algunos políticos tratan de apoyarse en este formidable movimiento de solidaridad para influir en una sociedad en la que cada vez tienen menos poder de convocatoria. Lo mismo ocurre con algunas confesiones religiosas que ven sus templos vacíos mientras se incrementa sin cesar el número de voluntarios sociales. Y luego están los asesores de imagen y los profesionales del marketing que venden a las empresas impresentables campañas del llamado “marketing solidario”: ponga una ONG en su empresa, nosotros somos solidarios. Cuando lo tienen tan fácil y tan cerca: bastaría con que mejorasen las condiciones laborales de sus trabajadores, practicasen el comercio justo y respetasen los ritmos de la naturaleza.

P.- En palabras suyas, las ONG actúan muchas veces como el servicio posventa de las fábricas de armas o son la pantalla con la que los gobiernos pretenden lavar su imagen. ¿En qué punto se ha torcido la gestión de las ONG?

R. – Médicos sin Fronteras, Solidarios y algunas otras ONG han decidido no participar en guerras fratricidas alimentadas por los vendedores de armas. Hay tanto que hacer que es preferible que la opinión pública se alce contra esa vergüenza de 34 guerras vivas actualmente que sólo importan a los fabricantes de armas y a los gobiernos que los apoyan. Algunos dirigentes de ONG creen que tenemos que acudir a donde quiera que haya un conflicto. Si éste ha sido provocado por la acción de los gobiernos o de los grandes intereses financieros, son éstos quienes deben de reparar el daño y ser denunciados en los medios de comunicación. Es preciso que emerja un pensamiento crítico y responsable que sustituya a esta especie de “sentimentalismo ingenuo” que acompaña a la acción de algunas ONG.

  1. – ¿A cambio de qué se vende una ONG?
    R. – La respuesta se contiene en la pregunta: las gentes que se dejan comprar lo hacen por prestigio, por vanidad, por falta de criterio, por poder y por dinero.
  2. De sus ideas se desprende que el nuevo cometido de las ONG no debe ser sólo ayudar a paliar las consecuencias de la mala gestión de los gobiernos. ¿Cómo adelantarse a las consecuencias? ¿Tendrían que elevarse las ONG a ámbitos políticos?
    R. – El origen del movimiento del voluntariado social fue noble y generoso. Pero nos hemos dado cuenta de que la mayor parte de los sufrimientos que padecen 4/5 partes de la humanidad están provocados por la avaricia, el egoísmo, la prepotencia y la injusticia de otras personas o grupos sociales y políticos. Comprendimos que nuestra ayuda corría el riesgo de convertirse en “asistencialismo”, con el peligro de crear dependencia. De ahí la urgente necesidad de reflexionar, analizar las causas y las realidades, compartir experiencias y atrevernos con decisión a crear foros alternativos como hemos hecho en Porto Alegre. ¿Cómo vamos a permanecer cruzados de brazos? Actuemos desde la universidad, desde los medios de comunicación, desde internet o saliendo sin rubor a las calles. Ah, no se preocupe por la política. Hace mucho tiempo que ha desaparecido bajo el poder de la economía. Ya vendrá el verano con odres nuevos para los vinos nuevos del otoño.

Marta Iglesias, en Fusión

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Auténticos universitarios se forjan en universidades bien administradas

Auténticos universitarios

A pesar de los escándalos de algunos políticos, en sus cabildeos para obtener algún “máster”, en algunas instituciones seudo públicas, cada día se descubre un positivo renacer de la vida universitaria; porque se vive más en contacto con la realidad social y los jóvenes de hoy están más y mejor informados que en el pasado.
Algunos dicen que la Universidad se ha convertido en una “guardería de adultos” pero que ahora, “gracias” al incremento de las tasas” las cosas van a mejorar. Mi experiencia no es esa. Los planes de estudio pueden cambiar y hay que adaptarse a ellos, pero los alumnos que buscan saber y los profesores que aman compartir los saberes inventan cada mañana la universidad como espacio de encuentro.
La inercia, la sobreprotección en las familias y el miedo de muchos jóvenes a no encontrar trabajo son el fruto de una nefasta educación para la sumisión. De ahí las penosas experiencias de muchos profesores en la enseñanza media que no logran hacerse respetar por padres dominados por el miedo y la inseguridad que los lleva a posturas de prepotencia y de agresión. Pero todo eso se cura en el primer año de universidad cuando conocen las reglas del juego. Nunca he tenido la experiencia de ser intimidado por alumnos o por clase alguna. Ni conozco a compañeros que no reciban el ciento por uno de cuanto comparten con sus alumnos.
Cada día me convenzo más de que a un joven, si le pides poco, no te da nada, pero si le exiges mucho te lo da todo. Enseguida se dan cuenta de que aquí no se trata de transmitir conocimientos, porque es difícil enseñar algo a quién no está predispuesto a cooperar, pero los mejores comprenden que sí es posible aprender. Los que no aciertan a descubrirlo y a poner todos los medios necesarios pasan por la universidad, pero la Universidad no entra en ellos. La sabiduría los persigue, pero ellos corren más. Felizmente se ha superado la demagogia de que todos pueden y deben seguir estudios universitarios. Esa falacia hizo mucho daño, pero cada día se comprueba, con una satisfacción inmensa, de que pocas cosas existen en la vida como el placer de compartir y ver la respuesta de jóvenes que descubren que es posible otro mundo mejor porque es necesario.
Otros se quejan de que se han perdido aquellos principios que inspiraron movilizaciones como las de Mayo de 68 o el 15M en España. Gran parte de aquellas revueltas fueron gritos de impotencia ante un orden caduco que terminó por engullirlos. Cada día se descubre un renacer de la vida universitaria porque se vive más en contacto con la realidad social y los jóvenes de hoy están más y mejor informados que en el pasado. De ahí surge el sentido de responsabilidad de los mejores.
La vida universitaria jamás podrá ser un fenómeno de masas sino de personas que se dan cuenta de que padecemos un mundo de injusticia social, y cuando encuentran a un maestro responden de forma generosa y responsable.
¿De dónde surgieron esos cientos de miles de voluntarios sociales que hoy asombran en la vieja Europa y que eran inimaginables hace unas décadas sino estaban vinculados a ideologías/creencias de uno u otro signo? La sociedad civil es un fenómeno emergente y poderoso del que todavía no parecen haberse dado cuenta ni los políticos, ni los empresarios ni los mandarines sin audiencia.
Cada día es mayor el número de los que descubren que este modelo de desarrollo está agotado porque es injusto. Que de una economía de mercado nos han llevado a una sociedad de mercado en la que pretenden tratarnos como a “recursos humanos”, buenos para ser explotados. No hay más que escucharlos, entrar en sus blogs, sentir su rebeldía en la forma de vestir, en la necesidad de reunirse para compartir, “echar unas risas” y compartir música a pesar de la miserable confusión en la que una sociedad que anhela sumisos temerosos, los descalifica como pasotas, vagos, hedonistas, consumistas y amigos del botellón. Qué error, qué inmenso error. Pero todavía estamos a tiempo de descubrir y de reconocer que un mundo nuevo está naciendo y que muchos de estos jóvenes injustamente denostados constituyen la razón de nuestra esperanza en una sociedad más justa y solidaria, más libre y comprometida.
Mi experiencia me confirma que no vivo en una utopía, a no ser que esta sea una verdad prematura pero sabemos que las más nobles conquistas de hoy se han hecho realidad porque alguien las soñó primero. Δ

José Carlos García Fajardo.
Profesor Emérito de la U. C. M.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario