El ciprés en el patio

Una tarde, el Maestro echó de menos una campanilla de plata que colgaba en el dintel de la baranda. Su sonido, cuando la agitaba el viento, le llenaba de alegría.

El anciano Maestro recordaba que uno de los monjes del monasterio le preguntó un día a qué se debía su sosiego y esa alegría que nada parecía turbar, y le había respondido con una sonrisa: “¡Es por el sonido de una campanilla que cuelga del dintel de mi terraza! Cuando el viento la agita, se borran todas las nubes y el corazón recupera su armonía”.

El novicio era inteligente, pero con una inquietud interior que le desasosegaba. El Maestro sabía que tan sólo unas buenas dosis de humor y la capacidad de reírse de sí mismo podrían aliviar su ansiedad. Así que el joven monje decidió entrar en el recinto del Maestro y robársela mientras éste paseaba junto al río. Creía que si la instalaba en su celda podría disfrutar de esa felicidad que añoraba.

Al cabo de unos días, se presentó el joven monje con la campanilla escondida entre su ropa. Se echó a los pies del Maestro y confesó su falta y su frustración pues, por más que se pasó horas sentado ante la campanilla, el sonido de ésta no hacía más que incrementar su tristeza.

– Maestro – le dijo entre lágrimas -, ¿por qué esta campanilla es para ti una fuente de alegría y para mí ha sido el colmo de mi desolación?

– ¡El ciprés en el patio! – respondió el maestro alzándole del suelo con solicitud y comprensión.
Y ante su asombro prosiguió: – El ciprés en el patio, la tetera al fuego, el trenzado de los juncos o la campanilla de plata ¿qué más da, hijo, qué más da? Se trata de vivir con plenitud cada circunstancia del día, sin esperar ni recompensa ni reconocimiento alguno. No es lo que hacemos sino cómo lo hacemos. Ni aquí ni allí. Ni por premio ni por castigo. Se trata de aceptarnos como somos y de no castigarnos con fantasmas de la mente.
– ¡Ayúdame Maestro para poder reírme de mí mismo!

Prof. Fajardo (“El ciprés en el patio” es una expresión propia de los maestros Zen, como “La tetera al fuego”. No es lo que hacemos sino cómo lo hacemos.)

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El derecho de resistencia ante el tirano

La resistencia es un derecho, la rebelión un deber
Esa necesidad de legitimidad en el derecho de resistencia y en el deber de rebelarse es comprensible pues trata se la lucha contra la arbitrariedad.
Según Locke, el derrocamiento de un gobierno que abusa de la confianza depositada en él, puede ser considerado más bien como una disoluci6n de sí mismo, que como una revolución.
Esta es la realidad originaria que deben tener presente los gobernantes. Pues si no lo hacen, el pueblo se la recuerda mediante la revoluci6n.
García Fajardo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Religión verdadera?


Todas las religiones son verdaderas en cuanto hacen vivir espiritualmente a los pueblos que las profesan, en cuanto les consuelan de haber tenido que nacer para morir, y para cada pueblo la religión más verdadera es la suya, la que le ha hecho. ¿Y la mía? La mía es consolarme en consolar a los demás, aunque el consuelo que les doy no sea el mío.
 Miguel de Unamuno

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

palabras, palabras…

Cuidémonos de las palabras hermosas; de los Mundos Mejores creados por las palabras: nuestra época sucumbe por un exceso de palabras.
Blandas parecen las palabras del indiscreto: más en ellas entran hasta los secretos del vientre.
A. Carpentier, El Siglo de las Luces

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

“La marioneta” de Johnny Welch

Dijo una marioneta de trapo:
“Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo, y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero, en definitiva pensaría todo lo que digo. Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan. Dormiría poco y soñaría mas, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.
Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen, escucharía mientras los demás hablan, y ¡cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate…! Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando al descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.
Dios mío, si yo tuviera un corazón… escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema dBenedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos…
Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida… no dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer de que ella es mi favorita yviviría enamorado del amor. A los hombres les probaría cuan equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse. A un niño le daría alas, pero dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos, a mis viejos, les enseñaría que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido.

Tantas cosas he aprendido de ustedes los hombres…He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad esta en forma de subir la escarpada. He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño por vez primera el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre. He aprendido que un hombre únicamente tiene derecho de mirar a otro hombre hacia abajo, cuando ha de ayudarlo a levantarse.
Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero finalmente de mucho no habrán de servir porque cuando me guarden dentro de esta maleta, infelizmente me estaré muriendo…

[Fuente: Un Universo mejor es posible (https://ununiversomejor.com/si-yo-tuviera-vida-un-gran-texto-para-reflexionar/)]

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

No te quejes de un amigo

De la elección de nuestros amigos, depende nuestro buen nombre.
John Gay

 

 


La única manera de evitar todas las elecciones que nos asustan es abandonar la sociedad y volverse ermitaño, y ésa es la elección que nos asusta.

Frases de “Uno” (1988) Frases de Richard Bach


Mi experiencia me enseñó, por lo menos, que si uno avanza confiado en la elección de sus sueños y se esfuerza por vivir la vida que ha imaginado, tropezará con el éxito menos esperado en su vida corriente.

Frases de “Walden” (1854) Frases de Henry david Thoreau


Lo que importa es la verdad. No para qué vivo, sino para qué debiera vivir. No puedo escoger. ¡Tontería! Siempre se puede escoger. Uno escoge siempre. Aunque no quiera. Vivir es escoger

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

No confundir realidad con leyendas


El amor… no es nominalista sino realista, no sube de lo concreto a lo abstracto, sino que baja de lo abstracto a lo concreto, es más platónico que aristotélico, empieza por enamorarse de otra persona y en cada individuación de ella no ve más que el género: sólo más tarde parece concretarse… Parece, sí, porque en realidad sólo se concreta en las pasiones heroicas, en las históricas, en las que han pasado a la leyenda, porque en ellas se concreta en absoluto lo abstracto.

Miguel de Unamuno

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario