Tiempo de descuento

El ahora es todo lo que hay, y el futuro es simplemente otro momento presente para ser vivido cuando llegue, escribió Wayne Dyer en “Tus zonas erróneas“. Es porque el momento presente no tiene más fundamento que su parentesco con el pasado, que sólo es recuerdo y “huellas” en tu cuerpo o en tu espíritu que, a veces, claro que duelen y hacen sangrar el alma y rebrotar tus miedos. Porque en cierto modo han condicionado parte de tu vida. No somos cómo nacimos ni tan sólo con la herencia genética sino que se han ido incorporando experiencias normales y hasta banales pero algunas tan dolorosas y sangrantes que a algunos han llevado al suicidio por parecerles insoportables de asumir. O pueden haberte llevado a algún tipo de alienación: alejarte y hasta aislarte y casi buscarte nuevos sufrimientos para intentar en vano acallar las dolorosas experiencias padecidas intentando “pasar” alienándote en otras formas de evasión.

También es el caso de algunas carreras en post del prestigio, la fama, el éxito real sobre tus ambientes y conocidos. Carreras locas de esfuerzo, de estudio, de nuevas experiencias de crecimiento y de éxito que, en algunos momentos, y sobre todo cuando se acercan la soledad y la vejez te hacen preguntarte … si han valido la pena. Muchas historias de trabajar a todas horas, de asumir nuevos compromisos, de estar pendiente del móvil o de casi “pasar” por la familia sin atreverte a “perder” el tiempo, o mejor pasar el tiempo con tus seres queridos. No te permites ni un momento para vagar al ocio, al descanso, al hacer sin hacer, a jugar, sí a “jugar” pero sin contrincantes a los que vencer, sino a saber estar, a gozar del entorno, de las cosas pequeñas, de saborear una fruta o un paseo o escuchar a otra persona… Si tú supieras a cuántas personas hubieras podido ayudar con sólo escucharlas, atenderlas sin tener que aceptar desafío alguno ni solucionar nada, ningún problema. Tan sólo, salud-dar, a-coger escuchando, paseando, a veces en silencio y dejándoos invadir por el aire, por las hojas y ramas de los árboles, por el romper de las olas en la arena.

La vida no puede ser un desafío continuo, un challenge, una meta, otra conquista… Los sabios que en el mundo han sido y que felizmente hay, a veces, ante una situación desesperante que les proponen suelen sonreír, compartir en silencio una taza de té o un vaso de vino… “No decían palabra, el anfitrión, el huésped y el crisantemo”, es uno de los más bellos haikús de Basso.

A veces, pienso que han insistido demasiado en que debemos querer a los demás, respetarlos, hasta obedecerles y doblegarnos… pero cuántas menos veces nos han enseñado e insistido en que debemos amarnos a nosotros mismos, aceptarnos, respetarnos, regalarnos y saber descansar y disfrutar y hasta gozar al caer en la cuenta de que “no es cuanto más, mejor; sino cuánto mejor, más”. Por eso los sabios no cesaron ni cesan de enseñarnos a disfrutar del ocio, y no sólo del nec-otium (negocio o actividad rentable). Y si, como me sucede a mí, admiras al Rabí Jesús, su vida, palabras y hechos, comprenderás de golpe cual es el primero de los mandamientos para ser uno mismo feliz y dichoso, realizado…. Amarás al Señor con todas tus fuerzas y con todos tus medios y al prójimo tanto como a ti mismo. Y si te preguntas quién es tu prójimo, como realmente sucedió, escucharás la más clara de las respuestas en la parábola del buen samaritano. Y si no tienes al alcance el texto, lo encontrarás con facilidad en Internet. Además de por mi curiosidad y responsabilidad académica he procurado ir más allá de la tradición cristiana en la que me encuentro y cuyos dogmas, ritos y preceptos respeto., pero que desde hace algún tiempo no practico como creyente de ninguna religión que he procurado estudiar en profundidad y sacar provecho personal de algunas de sus prácticas y conocimientos: cristianismo, yoga, tao, budismo y sufro por el mal conocimiento que, por lo  general, hay sobre estas corrientes del espíritu que tanto influyen sobre el cuerpo y la salud mental y física. Sólo dar mi testimonio de que, durante más de 50 años de clases a miles de alumnos en la universidad, he tratado de estos temas y constaté no sólo la ignorancia que tenían sobre el mismo cristianismo sino el interés que mostraban cuando les hablaba de él y además de otras muchas tradiciones religiosas. Esto es un hecho contrastado, no una opinión de “viejo profesor”, mejor que “profesor viejo”.   Por mi profesión académica en la universidad, las he estudiado a fondo pues ¿cómo sería posible explicar Historia universal del pensamiento político, social y económico, sin haber profundizado, y practicado en gran parte, en las grandes tradiciones religiosas de la humanidad? Sería como intentar dar puntada sin hilo o como tratar de explicar nuestro presente a los futuros periodistas sin haber conocido los usos, costumbres, formas de convivencia, de enfrentamiento con otros pueblos, artes, música, creencias, comidas, espacios, miedos, supersticiones y ritos de esos pueblos en sus espacios, relaciones y tiempos. Por eso, por Señor, Dios, Creador, Manitú, Brahma, Mitra, Shiva, Krishna, encarnación humana de Visnú que se “expresó” en uno de los más hermosos discursos éticos de la humanidad el Bhagavad Gita; Yahvé, cuya encarnación, por así decirlo, algunos sostienen que fue Jesús; Zeus, Tao, Alá y un inmenso y largo etcétera. Porque, durante milenios, los pueblos han podido subsistir sin el dominio del fuego, sin la rueda, el ánfora o la escritura, pero en todos ellos se encuentran restos de ritos de enterramientos, lo cual es un indicio de que habría un posible misterio “más allá” o “después”. 

Por eso, Rosemary Göring, responsable de la edición del Diccionario de las religiones, de W & R Chambers Ltd., editada en España por Salvat y prologada por Miret Magdalena, sostiene que creer en algo resultará extraño para aquellos que no tienen las mismas ideas; y aunque es fácil rechazar las creencias de los demás por “irracionales”, es raro no sostener ninguna opinión acerca de lo que subyace a nuestra existencia. De hecho, muchos antropólogos se refieren a una religiosidad natural de la humanidad: la necesidad de mantenerse en contacto con una fuerza misteriosa que puede influir en la vida de los creyentes. Algunos científicos y psicoanalistas consideran que la fe religiosa nace de la neurosis y la inseguridad. Para Feuerbach, la creencia en lo divino es una proyección de la necesidad humana de creer en algo o en algún plan detrás de un universo que inexplicablemente, sufre.

Cualesquiera que sean las ideas personales de un individuo, no se puede dudar de la influencia que en nosotros mismos ejercen las diversas creencias, actuales o pasadas… lo sepamos o no. Por eso, existen pruebas científicas de que, en algunas personas, creer en la oración es beneficioso. Así como en nuestro tiempo ha vuelto a respetarse y a valorarse el poder de la meditación durante 15 o 20 minutos al día contribuye a la salud y a la curación por el poderoso efecto sedante sobre las secuelas del estrés. Recuerdo la frase del Dr. Albert Schweitzer, que leí en su Hospital de Lambarené: “Cada paciente tiene a su propio médico en su interior”.

La esperanza es muy importante porque puede hacer el momento presente más fácil de soportar. Si creemos que el mañana será mejor, podemos sobrellevar la vida actual. ¿O no, y contribuye a afirmar la parábola del amo y del esclavo que “se necesitan” el uno al otro? No creo en este planteamiento -creo recordar que, de Hegel, que tanto ha contribuido a intentar “justificar” la opresión del esclavo por el amo como si fuera “un mal necesario”. No, no y no. O esa inverosímil patraña del “pecado original”, o del infierno eterno, o de un inventado purgatorio y, hasta hace poco, ¡del limbo! Recuerden que, durante siglos, en la Iglesia católica, al menos, si moría una mujer embarazada, no se podía llevar su cuerpo a la iglesia para los funerales, sino que hacían una especie de parodia en el atrio… ¡¡¡Porque llevaba en su seno a un niño no bautizado!!! Hala, al Limbo. Y así podríamos señalar y denunciar barbaridades sin fin en favor de los poderosos y a costa de los más pobres y humildes.

Prof. José Carlos Gª Fajardo, Emérito U.C.M.
Fundador de Solidarios.

Acerca de nesemu o garciafajardojc@gmail.com

cfr en www. garciafajardo.org o en garciafajardojc@gmail.com o Facebook Profesor Eméritus Universidad Complutense Madrid, Estudió en universidades Complutense de Madrid Doctor en Derecho, Gregoriana de Roma, Pontificia de Salamanca, Escuela Oficial de Periodismo, Profesor Eméritus Facultad Ciencias de la Información, U.C.M. , Henley College
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s