El pasado no es nuestro hogar

Remembranzas 001

2020 08 01

El pasado no es nuestro hogar

Todos hemos padecido sufrimientos que a menudo recordamos.
Por ejemplo, una bofetada que quedó registrada en tu subconsciente como una impresión a fuego.
Pero eso es algo que sucedió en el pasado y tú ya no estás en el pasado, sino en el presente. Es cierto que sucedió, pero pasó en un momento que desapareció hace mucho.

Si te asientas en el presente, podrás contemplar el pasado desde una perspectiva diferente. y transformar tu sufrimiento. El niño, con sus miedos y sus deseos, sigue vivo en nuestro interior…. Cada noche en nuestro subconsciente volvemos atrás, y al volver esas “películas/recuerdos”, sufres.

Y el futuro que tanto puede preocuparnos no es más que una proyección de miedos y deseos procedentes del pasado. Esto se debe a nuestra tendencia a vivir en el pasado. Dile al niño que hay en tu interior que el pasado no es tu hogar, que tu hogar está aquí, donde realmente vives.

Cuando reconocemos que tenemos el hábito de reproducir viejos eventos y reaccionar ante los nuevos como si fueran viejos, podemos empezar a advertir su desaparición, y de que tenemos otras posibilidades. Tenemos que enseñar al niño que hay en nosotros. Tenemos que invitarle a vivir con nosotros en el presente. Si nos asentamos en el presente, podremos mirar hacia el pasado y, sin verte desbordado ni lastrado, aprender de él.

Cuando realmente estás anclado en el presente, planearás mejor el futuro… por muy oscuro que te parezca el trance de dolor que estás padeciendo, y desde el que tratamos de sobrevivir.
El pasado es un fantasma. Es irreal. Y cuando reconocemos que no hay, en él, realidad alguna sino tan sólo imágenes y “películas”, te liberas.

Esa, dicen los Maestros, es la esencia de la práctica de la plena consciencia, aquí y ahora o meditación caminando o sentado, unos minutos… tómate tu tiempo ya que, no por mucho madrugar, amanece más temprano. Ni el tiempo es lineal ni fatalmente recidivo. Siempre hay lugar para la esperanza y para nuevos amaneceres.

Tomemos lo que nos parecen pruebas y desgracias, hasta la más desgarradora de perder, de repente, al ser más amado de tu vida… como si fueran challenges y oportunidades que se abren ante tu corazón herido. Sólo así podremos entregarnos y compartir con los demás cuanto hemos recibido o conseguido.
Sí. Tenemos que levantarnos desde el suelo, aunque sea a rastras y con lágrimas, para poder celebrar la vida, con tus seres queridos y hasta con los todavía no conocidos.

Eso significa ser Robadores de momentos. Porque el ladrón se apodera de lo que no es suyo, pero el robador toma lo que le pertenece, desde largo tiempo, aunque no lo supiera. Así veo yo, en estos momentos, el consejo que Rilke daba a un joven poeta

“Es menester que nada extraño nos acontezca fuera de lo que nos pertenece desde largo tiempo”.

Celebremos la presencia y la vida y la amistad y el presente.

José Carlos Gª Fajardo

Profesor Emérito U.C.M.

Acerca de nesemu o garciafajardojc@gmail.com

cfr en www. garciafajardo.org o en garciafajardojc@gmail.com o Facebook Profesor Eméritus Universidad Complutense Madrid, Estudió en universidades Complutense de Madrid Doctor en Derecho, Gregoriana de Roma, Pontificia de Salamanca, Escuela Oficial de Periodismo, Profesor Eméritus Facultad Ciencias de la Información, U.C.M. , Henley College
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s