Albert Schweitzer médico suizo en Lambéréné

El sabio y maestro suizo Albert Schweitzer,y creador del Centro médico de Lamberené en África

Estas frases pertenecen a la serie Remembranzas, de las que “ahora” acabo de “perder” en este PC un amplio texto sobre la labor del voluntariado social que yo he vivido. Si logro recuperarlas, mañana las compartiremos

Frases de Albert Schweitzer, médico suizo fundador de Centros médicos en Lambéréné:

Debemos luchar contra el espíritu inconsciente de crueldad con que tratamos a los animales.
Los animales sufren tanto como nosotros.
La verdadera humanidad no nos permite imponer tal sufrimiento en ellos.
Es nuestro deber hacer que el mundo entero lo reconozca. Hasta que extendamos nuestro círculo de compasión a todos los seres vivos, la humanidad no hallará la paz.
Mientras el círculo de su compasión no abarque a todos los seres vivos, el hombre no hallará la paz por sí mismo.
Teniendo respeto y reverencia por la vida, entramos en una relación espiritual con el mundo.
Ninguna religión o filosofía que no se base en el respeto por la vida no es una religión o una filosofía verdadera.
Desde una ingenua simplicidad se llega a la más profunda sencillez.
El miedo reina sobre la vida.
La bondad puede hacer mucho. Como el sol que derrite el hielo, la bondad evapora los malos entendidos, la desconfianza y la hostilidad.
La ética no es otra cosa que la reverencia por la vida.
Cualquiera que ha sido acostumbrado a cuidar de la vida de cualquier criatura viviente tiene una chance insignificante de arribar a la idea de que la vida humana es despreciable.
La tragedia de la vida es lo que muere dentro de un hombre mientras vive.
El verdadero valor de un hombre no se encuentra en el hombre mismo, sino en los colores y texturas que cobran vida en otros.
Hay dos medios para refugiarse de la miseria de la vida: la música y los gatos.
No hay mayor religión que la ayuda humanitaria. Trabajar por el bien común es el mayor credo.
Afirmar la vida es para mí profundizar y exaltar la voluntad de vivir.
Con veinte años todos tienen el rostro que Dios les ha dado; con cuarenta el rostro que les ha dado la vida y con sesenta el que se merecen.
Según vamos adquiriendo conocimiento, las cosas no se hacen más comprensibles, sino más misteriosas.

José Carlos Gª Fajardo. Prof. Emérito U.C.M.

Acerca de nesemu o garciafajardojc@gmail.com

cfr en www. garciafajardo.org o en garciafajardojc@gmail.com o Facebook Profesor Eméritus Universidad Complutense Madrid, Estudió en universidades Complutense de Madrid Doctor en Derecho, Gregoriana de Roma, Pontificia de Salamanca, Escuela Oficial de Periodismo, Profesor Eméritus Facultad Ciencias de la Información, U.C.M. , Henley College
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s