Hay una historia Zen sobre un hombre y un caballo. El caballo galopa rápidamente, y parece que el jinete se dirige urgentemente a algún lugar importante. Un transeúnte a lo largo del camino grita: “¿A dónde vas?” Y el jinete responde: “¡No lo sé! ¡Pregúntale al caballo! ”Esta es también nuestra historia de vida. Muchos de nosotros montamos a caballo, pero no sabemos a dónde vamos, y no podemos parar. El caballo es nuestra “energía del hábito”, la fuerza implacable del hábito que nos empuja, que a menudo desconocemos y nos sentimos incapaces de cambiar. Siempre estamos corriendo.”
Thich Nhat Hanh

Hay una historia Zen sobre un hombre y un caballo. El caballo galopa rápidamente, y parece que el jinete se dirige urgentemente a algún lugar importante. Un transeúnte a lo largo del camino grita: “¿A dónde vas?” Y el jinete responde: “¡No lo sé! ¡Pregúntale al caballo! ”Esta es también nuestra historia de vida. Muchos de nosotros montamos a caballo, pero no sabemos a dónde vamos, y no podemos parar. El caballo es nuestra “energía del hábito”, la fuerza implacable del hábito que nos empuja, que a menudo desconocemos y nos sentimos incapaces de cambiar. Siempre estamos corriendo.”

 

Siempre que leo esta historia me planteo ¿Cuál es ahora mi caballo?

A lo largo de mi vida me he visto  corriendo a lomos de  energías de hábito. Y ahora puedo bajarme de esos caballos.

La energía de  hábito, nos empuja a hacer y decir cosas que no nos gustan, que nos hacen daño a nosotros/as  y a las personas que están a nuestro alrededor. ¿Sabes cuál es ahora tu caballo? ¿Te gustaría reconocer esa energía en ti para transformarla?

Sabemos, que esta energía es muy fuerte y que nos llega a través de la transmisión de muchas generaciones de antepasados. También conocemos que la práctica de plena consciencia nos ayuda a liberarnos de ese tipo de energía .

Cuando practiques la plena consciencia puedes reconocer esa energía de hábito, abrazarla suavemente y decirle  “Hola, mi pequeña energía de  hábito sé que estás aquí. Te cuidaré bien. Estoy aquí para ti.”  Así, la plena consciencia  hará el trabajo de reconocer y abrazar tu energía de hábito, y la  ayudarás a transformarse un poco hasta llegar a su forma de semilla.

El Maestro Thay, como muchos otros auténticos Maestros Zen, nos ha enseñado que “Cada vez que una energía negativa es abrazada por la energía de la plena consciencia , ya no te empujará a hacer o decir cosas que no quieres hacer o decir”

Acerca de nesemu o garciafajardojc@gmail.com

cfr en www. garciafajardo.org o en garciafajardojc@gmail.com o Facebook Profesor Eméritus Universidad Complutense Madrid, Estudió en universidades Complutense de Madrid Doctor en Derecho, Gregoriana de Roma, Pontificia de Salamanca, Escuela Oficial de Periodismo, Profesor Eméritus Facultad Ciencias de la Información, U.C.M. , Henley College
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s