La autoestima se puede y debe desarrollar

Autoestima

 Sergei comprendió que no debía preguntar nada e introdujo a un joven aprendiz de discípulo que enviaba el Maestro de novicios para que hablase con el anciano de las chozas. El joven era listo y despierto, simpático y con luz en la frente y se postró ante el anciano pidiéndole que le ayudase para que lo valorasen más, pues se sentía inútil y nadie lo apreciaba.
El anciano maestro le respondió con simpatía:
– Si quisieras ayudarme tú a mí, quizás podría ayudarte, pero antes tengo que vender este anillo para pagar una deuda. Vete al mercado a venderlo. Es necesario que no aceptes menos de una moneda de oro.
El joven, apenas llegó al mercado, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes pero, en cuanto mencionaba la moneda de oro, nadie quiso pagar ese precio.
Regresó triste a las chozas y dijo:
– Maestro, no es posible conseguir lo que me pides. No creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.
– Eso que has dicho es muy importante – contestó sonriente el anciano-. Antes, debemos conocer el verdadero valor del anillo. Ve a ver al joyero y pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo que te ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.
El joyero examinó el anillo y le dijo al muchacho:
– Dile al Maestro que, si lo quiere vender ahora, no puedo darle más de cincuenta y ocho monedas de oro por su anillo.
– ¿Cincuenta y ocho monedas? – exclamó el joven.
– Sí – replicó el joyero-. Yo sé que podríamos obtener por él cerca de setenta monedas, pero si la venta es urgente…
El joven corrió emocionado a las chozas para contar lo sucedido.
– Tú eres como ese anillo: una joya, valiosa y única – le dijo el anciano después de escucharlo-. Y sólo puede evaluarte un verdadero experto. ¿Por qué vas por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?
Y, diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo meñique de su mano izquierda. El joven se inclinó ante el anciano maestro y con una sonrisa nueva fue admitido como discípulo en el monasterio, aunque con permiso para venir de vez en cuando a visitar al anciano maestro. Sergei lo acompañó hasta la estancia del Maestro de novicios que ya había sido alertado por el anciano.

José Carlos Gª Fajardo

Haz clic aquí para responder

Anuncios

Acerca de nesemu o garciafajardojc@gmail.com

cfr en www. garciafajardo.org o en fajardoccs@solidarios.org.es
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s