El P. Garralda ha muerto, su Obra sigue viva entre todos nosotros.

Muere a los 96 años el jesuita Jaime Garralda, conocido por su labor social con los presos y fundador la la ONG “Horizontes abiertos.
Solidarios para el Desarrollo y Horizontes abiertos hemos colaborado fraternal y eficazmente desde nuestras respectivas organizaciones. Como Fundador de Solidarios mantuve una entrañable amistad y cooperación en nuestros trabajos en los centros penitenciarios.
A él y a María Matos acudíamos siempre que nos llamaban para lo que fuera o para pedirles su apoyo en otras circunstancias en las que trabajamos juntos. Un abrazo muy fuerte desde Solidarios a todos nuestros amigos de Horizontes. Le debemos mucha enseñanza y soporte. Descansa en paz porque, como todo el que se atreve a poner en pie en favor de la justicia, de la solidaridad y de la concordia y a mantenerlo mientras tuvimos fuerzas no nos faltaron pruebas que tuvimos y supimos afrontar con dignidad y, en el caso del P. Garralda, con esa alegría que le llenaba y sabía compartir e inducir en los demás. Y él sí que conoció esas duras pruebas, como tantos otros que se atreven a arriesgarlo todo por la causa de la Justicia, de la Solidaridad, de la Fraternidad universal y sobre todo y siempre compartiendo saberes e inculcando esos valores a jóvenes y a mayores. Su siembra sigue dando fruto. Un abrazo, Javier, amigo.
 
El sacerdote Jaime Garralda (El Escorial, Madrid, 1921) ha fallecido este sábado en la residencia jesuita de Alcalá de Henares (Madrid) a los 96 años de edad. Era miembro de la Compañía de Jesús desde hace 72 años y sacerdote desde hace 61, y dedicó toda su vida a quienes él denominaba “los preferidos del Señor”: presos, enfermos de sida, drogadictos, sin techo y migrantes. Su juventud la vivió en plena Guerra Civil, en la que estuvo en el frente. Con 24 años ingresó en la Compañía de Jesús en Aranjuez (Madrid). Fue ordenado sacerdote el 13 de julio de 1956 y pronunció los últimos votos en la Compañía de Jesús tres años después. Siempre sintió una especial atracción por los marginados y siendo todavía estudiante de Teología en Granada puso en marcha diferentes proyectos para ofrecer una existencia más digna a las personas más necesitadas de las poblaciones de Albolote, Atarfe y Pinos Puente. Su estrecha relación con estas familias le hace valedor del título de ‘padre de los gitanos’. Trabajando con ellos es testigo de un terrible terremoto que en 1956 destruye el pueblo de Albolote. Una vez terminados sus estudios universitarios y ya ordenado sacerdote se hace cargo del Hogar del Empleado en Madrid, entre los años 1957 y 1964. Allí centró su labor principalmente en los niños y adolescentes a los que quiso dar acceso a un futuro. Construyó, entre otras cosas, siete residencias con capacidad para 600 adolescentes, así como otros tantos institutos y escuelas donde los estudiantes cursaban titulaciones oficiales y practicaban todo tipo de actividades y deportes. En el año 1964 es destinado a Centroamérica, donde puso en marcha una red de ayuda a los colectivos más necesitados cuya base de operaciones se situó en Panamá. Por su labor, el presidente de la República panameña le concedió la máxima condecoración nacional, la Orden de Amador Guerrero, en grado de Comendador. Regresó a España en 1966 a Madrid, donde continuó su labor social. En 1978, Garralda fundó la ONG entonces denominada Horizontes Abiertos (más tarde Fundación Horizontes Abiertos-Padre Garralda) que es concebida para ayudar a los presos a rehacer sus vidas al salir de la cárcel y que luego se dedicaría también a otros colectivos. La cárcel como “centro terapéutico”En el mundo de la cárcel, en estrecha colaboración con la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, consiguió algunos hitos históricos en España como la creación en las cárceles de módulos específicos para madres y niños menores de tres años, para familias, módulos penitenciarios para estudiantes universitarios y centros terapéuticos donde los internos superan su dependencia de las drogas durante su internamiento. Su concepción de la cárcel era que “no debe ser para castigar”, sino que los centros penitenciarios “deben ser centros terapéuticos”. Las necesidades de otros colectivos de la sociedad llevaron a Garralda a desarrollar nuevos proyectos para enfermos de sida, personas sin techo, inmigrantes sin papeles y drogodependientes. Uno de sus últimos legados fue el Centro para Rehabilitación de Drogodependientes Padre Garralda, inaugurado en Las Tablas (Madrid), en 2007. También es muy conocido por su labor de acompañamiento a las viudas, como consiliario nacional de la Federación de Asociaciones de Viudas durante muchos años.
Anuncios

Acerca de nesemu o garciafajardojc@gmail.com

cfr en www. garciafajardo.org o en fajardoccs@solidarios.org.es
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s