Cómo afrontar con sensatez y respero las nuevas formas de familia

 
Me parecen de gran interés estas reflexiones del gran teólogo y sociólogo de prestigio Leo Boff sobre de un tema de la mayor actualidad y vivido por los jóvenes con naturalidad y respeto muto. Es un tema que no podemos ignorar ni tratar con planteamientos propios de otros tiempos y sociedades superadas. Ni queremos imaginar que haya anacrónicos eunucos que lo condenen sin tener en cuenta la evolución de nuestros tiempos y formas de convivir. Jesús no vivió como en tiempo de Abraham en el que patriarca tenía acceso a tomar a la esclava con perfecto conocimiento de la esposa. Y de las bigamias y uniones organizadas por las familias sin intervenir para nada los futuros esposos. O a casarse un hermano con la viuda del hermano y si también se moría le tocaría el turno al siguiente. En los propios escritos bíblicos hay una gama muy variada de situaciones que hoy nos asustarían y rechazaríamos.
Al lado de las familias-matrimonio que se constituyen en el marco jurídico-social y sacramental, dice Boff surgen más y más familias de simple cohabitación, y uniones libres, que se forman de mutuo consenso fuera del marco tradicional y perduran mientras dura el consenso, dando origen a la familia consensual no conyugal.
Somos testigos en nuestros ambientes en los diversos países de la UE y de otros países de América de cómo crecen en todo el mundo las uniones entre personas homoafectivas (hombres y mujeres), que luchan por la constitución de un marco jurídico que les garantice estabilidad y reconocimiento social.
No parece ser lícito, apunta el sociólogo brasileño, emitir un juicio ético sobre estas formas de cohabitación sin antes tratar de comprender el fenómeno. ¿Cómo conceptuar la familia ante las varias formas en las que se está estructurando actualmente?
Un especialista brasileño, Marco Antonio Fetter, fundador de la primera Universidad de la Familia, en Porto Alegre (Brasil), con todos los grados académicos–, la define así: «la familia es un conjunto de personas con objetivos comunes y con lazos y vínculos afectivos fuertes, cada una de ellas con un papel definido, donde naturalmente aparecen los papeles de padre, de madre, de hijos y hermanos»
No podemos, por otra parte, regresar a las actitudes reaccionarias de los siglos XIX y XX ante los grandes avances médicos y sanitarios ante una transformación importante que se ha dado en la familia con la aparición de los preservativos y los anticonceptivos, hoy incorporados ya a la cultura como algo normal, y que ayudan a evitar el sida y otras dolencias transmisibles sexualmente. Además, con los preservativos y la píldora, la sexualidad ha quedado separada de la procreación y del amor estable con la decisión de tener una familia responsablemente decidida por las dos personas y no confundir sexualidad con genitalidad ni esta con procreación ineludible
La sexualidad, así como el matrimonio, son vistos cada vez más como oportunidad de realización personal, incluyendo la no procreación. La sexualidad conyugal gana en intimidad y espontaneidad, pues, mediante los contraceptivos y la planificación familiar, queda liberada de embarazos imprevistos no deseados. Los hijos/as son queridos y decididos de común acuerdo. Desplazado aquel “mandamiento” impuesto por la necesidad de aportar brazos al trabajo en los campos, con los ganados, en los bosques y en las riberas así como el de la ni imaginada seguridad social ni los cuidados a personas dependientes por lo que necesitan muchos hijos casados que se ocupasen de los mayores en su vejez e incapacitación previsible y bien merecida.
El énfasis en la sexualidad como realización personal ha posibilitado el surgimiento de formas de cohabitación no estrictamente matrimoniales. Expresión de esto son las uniones consensuales y libres, sin otro compromiso que la mutua realización de los compañeros o de cohabitación homoafectivos.
Tales prácticas, por nuevas que sean, subraya el teólogo y sociólogo cristiano, deben incluir también una perspectiva ética y espiritual. Importa tener cuidado para que sean expresión de amor y de mutua confianza. Desde una lectura cristiana del fenómeno, si hay amor, tiene que ver con Dios, pues Dios es amor (1Jn 4,12.16). Entonces, no cabe tener prejuicios ni hacer discriminaciones. Más bien, hay que tener respeto y apertura, para entender tales hechos y ponerlos también delante de Dios. Si las personas comprometidas lo hacen así y asumen esa relación con responsabilidad, no se puede negar a esa relación relevancia religiosa y espiritual. Surge una atmósfera que ayuda a superar la tentación de la promiscuidad, se refuerza la estabilidad, y hace disminuir los prejuicios sociales.
Si hay sexo sin procreación, puede haber procreación sin sexo. Es el complejo problema de la procreación in vitro, de la inseminación artificial y del «útero de alquiler». Toda esta cuestión es extremadamente polémica en términos éticos y espirituales, y parece no haber consenso.
Generalmente la posición oficial católica tiende a una visión naturista, que exige, con respecto procreación, la relación sexual directa de los esposos, cuando, en realidad, es razonable que se admita la legitimidad de la unión de un óvulo de la esposa con un espermatozoide del esposo de forma artificial, e implantar después el óvulo fecundado en el útero, siempre que tal procedimiento esté justificado desde el amor.
Sobre esta compleja cuestión, nos valemos de la opinión de un especialista holandés católico: «La tecnificación de la procreación humana no está libre de problemas. La inseminación artificial en sus diferentes formas, la fecundación in vitro y el trasplante de embriones nos permiten realizar un embarazo fuera de los cuadros seguros del casamiento tradicional. Así, es posible que una mujer quede grávida por inseminación artificial del esperma de un donador anónimo; se puede unir in vitro espermatozoides y óvulos, e implantarlos después en la mujer; se puede tener un hijo por medio de una «madre de alquiler». Estos medios técnicos no están a nuestra disposición de forma neutra, como una capacidad meramente instrumental: en su utilización debe estar presente una responsabilidad ética». Son medios al servicio del amor parental.
No es suficiente la procreación artificial, subraya nuestro amigo Boff. El ser humano tiene derecho a nacer humanamente, de un padre y de una madre que en su amor lo desearon. Si por cualquier problema se recurre a una intervención técnica, nunca se puede faltar una inspiración verdaderamente humana y un recto propósito ético.
El hijo/a que de ahí procede debe poder tener nombre y apellido, y ser recibido socialmente. La identidad social, en estos casos, es más importante, antropológicamente, que la identidad biológica. Además, es importante que la criatura sea insertada y acogida con amor y todo derecho en un entorno familiar, para que, en su proceso de individuación, pueda superar con éxito el complejo de Electra en relación a la madre o de Edipo en relación al padre. Así se evitan psicológicamente daños irreparables.
Finalmente, subraya nuestro autor desde su óptica de creyente, la vida debe ser entendida siempre como la culminación de la cosmogénesis y el mayor don del Creador.
José Carlos García Fajardo
Anuncios

Acerca de nesemu o garciafajardojc@gmail.com

cfr en www. garciafajardo.org o en fajardoccs@solidarios.org.es
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s