El aspirante

En un templo de la antigua China vivía un aspirante a discípulo al que habían destinado a la cocina. Pero no hacía más que preguntarse si estaría en el camino correcto, cual sería el grado de su progreso, si no se abría equivocado de sendero.
Un día en que pasó por ese monasterio un reputado Maestro se inclinó lleno de devoción ante él y, después de besar sus sandalias, le preguntó conmovido:
– Dime, Venerable Maestro, ¿cómo podré estar seguro de haber escogido el auténtico camino hacia la libertad suprema?
El Maestro se inclinó lleno de dignidad hacia el aspirante y le musitó al oído:
– Mira, chaval, cuando realmente estés en la senda ya no te harás ese tipo de preguntas. Ahora, vete a prepararme una sabrosa taza de té. Y ocúpate del baño y de tus tareas, y deja ya de atormentarte… y de atormentarnos.
Con el paso del tiempo, la comunidad no dejaba de preguntarse por el arcano secreto que el Maestro le había comunicado a aquel aspirante. La verdad es que todo iba mucho mejor en la cocina.
José Carlos Gª Fajardo

Anuncios

Acerca de nesemu o garciafajardojc@gmail.com

cfr en www. garciafajardo.org o en fajardoccs@solidarios.org.es
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s