Riesgo de saturación

Así como la intensidad de una amistad no se mide por el tiempo que se pasa con el
amigo, la intensidad y la calidad del voluntariado social no se pueden medir por la
cantidad de horas invertidas a lo largo de la semana.
Invertir más tiempo del recomendable supone un riesgo de saturación, sobre todo
cuando el voluntario acaba de comenzar su labor. Con frecuencia, este exceso impide
encajar el voluntariado entre las ocupaciones habituales. Por eso, es más importante
establecer compromisos realistas que permitan la dedicación total del voluntario
durante sus horas de servicio.
A veces, hay miembros de nuestra familia o de nuestro entorno que no están de
acuerdo con nuestra labor, o simplemente les resulta indiferente. En estos casos,
conviene no llevar las cuestiones del voluntariado a estos entornos y canalizar la
relación voluntario-usuario a través de la organización, sin dar datos personales.
Si el voluntario diera su teléfono o su dirección o llevase al beneficiario de su servicio a
su casa podría suponer ciertos riesgos. Sobre todo, se arriesga a prolongar los
problemas hasta el domicilio.
Muchas veces, las personas atendidas o acompañadas en servicios de voluntariado
tienen serias carencias afectivas que pueden volcar en el voluntario. De esta manera,
es frecuente que personas mayores atendidas por programas de acompañamiento a
domicilio llamen al voluntario para todo. Incluso llegan a pedir colaboraciones como
excusa para hablar un rato con alguien. Todo esto puede saturar al voluntario social.
Para garantizar la eficacia del servicio, el voluntario debe ver los problemas con
perspectiva y saber que él es una pieza más en un proceso de reinserción o en la
resolución de un problema. Algunos voluntarios confunden lo urgente con lo
importante cuando piensan que una labor de reinserción social debe hacerse de
manera inmediata en lugar de conducirla despacio y de manera sólida. Una persona
sin hogar que lleva quince años en la calle no puede pasar de la noche a la mañana a
vivir una situación de completa normalidad. La implicación intensa para conseguir
resultados a corto plazo puede conducir a la decepción del voluntario o a renunciar a
resultados más firmes, aunque a más largo plazo.
José Carlos Gª Fajardo

Acerca de nesemu o garciafajardojc@gmail.com

cfr en www. garciafajardo.org o en garciafajardojc@gmail.com o Facebook Profesor Eméritus Universidad Complutense Madrid, Estudió en universidades Complutense de Madrid Doctor en Derecho, Gregoriana de Roma, Pontificia de Salamanca, Escuela Oficial de Periodismo, Profesor Eméritus Facultad Ciencias de la Información, U.C.M. , Henley College
Esta entrada fue publicada en VOLUNTARIADO SOCIAL. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s