Emborracharse leyendo

Regresaban de la montaña después de haber incinerado al anciano y aventado sus cenizas, y estaban sentados saboreando unas manzanas cuando Sergei se dirigió al Maestro:
– Venerable señor, ¿cómo puedes ir tan tranquilo después de lo que ha sucedido?
– ¿Y qué ha sucedido, Sergei, como para que pueda sentirme intranquilo? Un día, le preguntaron al maestro sufí Uwais, “¿De dónde sacas la energía que te anima?” “Quizás de que, cuando me despierto por las mañanas, no me siento seguro de vivir hasta la noche” “Pero, ¿acaso eso no lo saben todos los hombres?” “Por supuesto que lo saben, pero no todos lo viven.”
– Maestro, siempre me respondes con historias pero no me explicas su significado.
– Pásame esa manzana, Sergei.
– ¿Esta, Maestro? Pero si la iba a comer y tú tienes un cesto delante de ti.
– Es para masticarla un poco y después dártela para que te la comas.
– No entiendo.
– Ay, Sergei, ¿has visto a alguien que se emborrachara comprendiendo el significado de la palabra vino?

José Carlos Gª Fajardo

Anuncios

Acerca de nesemu o garciafajardojc@gmail.com

cfr en www. garciafajardo.org o en garciafajardojc@gmail.com o Facebook Profesor Eméritus Universidad Complutense Madrid, Estudió en universidades Complutense de Madrid Doctor en Derecho, Gregoriana de Roma, Pontificia de Salamanca, Escuela Oficial de Periodismo, Profesor Eméritus Facultad Ciencias de la Información, U.C.M. , Henley College
Esta entrada fue publicada en Asilah. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s