Otra dimensión

Los ciudadanos que se indignan, protestan en los medios o comparten su repulsa en las calles no pretenden cambiar al mundo, ni sustituir unos sistemas o modelos por otros. La revolución como las ideologías se les han colado como agua en un cesto o como arena entre los dedos. No quieren seguir arando en la mar ni se avienen a trazar surcos en el cielo. Asumen su condición de rebeldes ante cualquier orden impuesto por la fuerza ya que vulnera la justicia. Ante la violencia se rebelan porque siempre es una violación de la dignidad.

Es preciso alzarse ante la explotación de unos pueblos por otros, de unos seres por otros, de unas tradiciones culturales o concepciones de la vida sobre otras. De unas religiones sobre otras, como si hubiera una única tradición religiosa verdadera. Nadie es más que nadie ni superior o inferior a nadie. No hay unos pueblos “desarrollados” ni otros “en vías de desarrollo”. Esto es una falacia perversa. Existen unas sociedades industrializadas y otros pueblos que se sostienen en otras concepciones de la vida con sus correspondientes formas y expresiones. Es falso presentar el modelo de desarrollo de los países industrializados como un paradigma imprescindible para la maduración y expansión de otros pueblos. No todo crecimiento económico es sinónimo de bienestar para la mayoría de la población. Menos aún cuando este crecimiento se hace a costa de las materias primas y de la mano de obra barata o forzada de los pueblos empobrecidos del Sur. Si hay que llamar a las cosas por su nombre, es preciso denunciar unos sistemas económicos transnacionales y globalizados que ocasionan el empobrecimiento, la falta de salud y de acceso a la cultura de tres quintas partes de la humanidad. A este precio, no es justa, por inhumana, la transacción.

La sobriedad compartida, como la solidaridad, nacen de una experiencia de soledad poblada y es la respuesta que interpela a toda desigualdad injusta. No se puede pactar con la muerte. Se vive. Y vivir es transformarnos al hacernos uno con todo lo que existe. Entonces, ya no hay lucha ni agonía – no lucha -, se celebra la fiesta de la vida en comunión con todos los demás seres. Ya no es preciso optar por nadie ni alzarse contra nadie: las olas nos encontrarán en la roca o en la arena de la playa. Con el poeta Waldo Leyva hay que gritar “Cuando las aguas anunciaban el derrumbe del muro, puso su hombro contra la piedra para cubrir la retirada”.

José Carlos Gª Fajardo

Anuncios

Acerca de nesemu o garciafajardojc@gmail.com

cfr en www. garciafajardo.org o en garciafajardojc@gmail.com o Facebook Profesor Eméritus Universidad Complutense Madrid, Estudió en universidades Complutense de Madrid Doctor en Derecho, Gregoriana de Roma, Pontificia de Salamanca, Escuela Oficial de Periodismo, Profesor Eméritus Facultad Ciencias de la Información, U.C.M. , Henley College
Esta entrada fue publicada en Sobriedad compartida, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s