¿Quién alimenta al mundo?

¿Quién alimenta al mundo?
 
Se pregunta Arantxa García Gangutia, del Observatorio ODS de Futuro en común.
 
“Las mujeres fuimos las primeras científicas agrícolas antes de que la división del trabajo acabase dando lugar a la agricultura del colonialismo, de los bienes de consumo y las grandes producciones, que quedaron en manos de los hombres y hoy se considera la única agricultura… la agricultura de las mujeres quedó en el ámbito de lo invisible” (Vandana Shiva)
 
Ellas producen más de la mitad de los alimentos del mundo y hasta el 80% de los alimentos básicos en el Caribe y en el África Subsahariana, sin embargo la propiedad de la tierra y por lo tanto la toma de decisiones y el poder siguen en manos de los hombres. ¿La tierra para quien la trabaja? Claramente no. La desigualdad en la titularidad de la tierra no se da solo en África, América Latina o Asia, sino también en Europa: España cuenta con un 21,7% de sus tierras en manos de mujeres y Alemania no llega al 9% (Eurostat, 2010).
 
Acabar con esta injusticia global respecto al control de la tierra y de los recursos naturales es una de las metas incluidas en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 5 relacionado con la igualdad de género, pero su cumplimiento es prácticamente una utopía mientras nuestro modelo agroalimentario siga en manos de las exigencias del mercado, con leyes exclusivamente diseñadas por hombres, que dejan fuera a la mitad de la población. Un claro ejemplo lo encontramos en la reforma de la PAC para 2020 que aboga por el continuismo, sin incluir ni un solo programa de apoyo a las mujeres del campo: no hay representación en los espacios de toma de decisiones ni políticas de apoyo a la maternidad, a la crianza o a los cuidados en el ámbito rural.
 
En el Día Internacional de las Mujeres Rurales, las políticas a nivel internacional continúan sin ofrecer soluciones reales que extirpen de raíz las desigualdades de género. En cuanto a las políticas europeas apuestan todavía por programas de desarrollo rural en los que no hay referencias explícitas a las mujeres, a pesar del papel primordial que juegan no sólo en la agricultura ecológica sino también llevando a cabo estrategias de adaptación al cambio climático de manera continua e invisibilizada, tanto en sus hogares como a nivel comunitario. En nuestro país, según la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (FADEMUR), más de cinco millones de mujeres trabajan en sectores altamente vulnerables al cambio climático, como la ganadería o la agricultura.
 
Violencia machista, aislamiento, brecha salarial…
 
Más violencia machista, la brecha salarial (diferencias salariales de más de 400 euros mensuales en España y de hasta un 40% entre hombres y mujeres en América Latina), la titularidad de la tierra, la falta de reconocimiento del trabajo que realizan (si ejercen un trabajo asalariado se considera como una extensión de las tareas domésticas), las trabas para la constitución de cooperativas, el aislamiento… Son luchas que unen a todas las mujeres rurales a nivel mundial y que no encuentran soluciones en el ámbito político.
 
En nuestro país, el 60% de las víctimas de violencia machista pertenecen al entorno rural. En América Latina o África, donde existen más conflictos e intentos de control y apropiación privada de los territorios, la violencia contra las mujeres se convierte también en un instrumento más de intimidación. A pesar de la falta de apoyo institucional, ellas resisten ante las grandes corporaciones y ante un modelo capitalista que quiere arrebatarles sus tierras y hasta su vida: la agroecología, la economía solidaria, las redes de cuidados o el poder de lo colectivo son sus armas.
Se nos olvida que el mundo rural es fundamental para la supervivencia del mundo urbano. Es la tierra que nos alimenta, el agua que bebemos… Pero la mayoría de nuestros políticos siguen vendiéndonos las bondades de las ciudades como principal motor de la economía e insisten en el éxito del urbanismo “sostenible”. ¿Quién alimenta al mundo?
 
Hago mía esta reflexión y el mejor comentario es compartirla y el mejor modo de difundirla es actuar de amanuense
 
José Carlos Gª Fajardo
Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Recuperar valiosas enseñanzas

Para quienes nos hemos dedicado a la enseñanza en los diversos niveles y para padre y abuelos de hoy… qué frescas y sabias resultan estas frases de una auténtica pedagoga, María Montessori
Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo. El niño que ha aumentado su propia independencia con la adquisición de nuevas capacidades, solo puede desarrollarse normalmente si tiene libertad de acción.
 
La mejor enseñanza es la que utiliza la menor cantidad de palabras necesarias para la tarea. La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir: “Ahora los niños trabajan como si yo no existiera”. El movimiento ayuda al desarrollo psíquico y este desarrollo se expresa a su vez con un movimiento y una acción. Los movimientos no solo los hacemos simplemente por movernos, cada movimiento tiene su propósito, siempre tiene alguna intención. El primer movimiento de la pequeña mano hacia las cosas, el impulso de este movimiento, representa el esfuerzo del yo por penetrar en el mundo.
 
La tarea del educador solo puede tener como base la normalización del niño y así conseguir la del hombre y la renovación de la sociedad. El instinto más grande de los niños es precisamente liberarse del adulto, pero sentirlo cerca. El niño que tiene libertad y oportunidad de manipular y usar sus manos en una forma lógica, con consecuencias y usando elementos reales, desarrolla una fuerte personalidad.
 
Podemos decir que la mano ha seguido a la inteligencia, a la espiritualidad y al sentimiento y que la huella de su trabajo ha transmitido las pruebas de la presencia del hombre. El niño, guiado por un maestro interior trabaja infatigablemente con alegría para construir al hombre. Nosotros educadores, solo podemos ayudar…Así daremos testimonio del nacimiento del hombre nuevo. Tocar al niño es tocar el punto más delicado y vital, donde todo puede decidirse y renovarse, donde todo está lleno de vida, donde se hallan encerrados los secretos del alma, por ahí se elabora la educación del hombre del mañana. La persona que es servida, en lugar de ser ayudada, es obstaculizada en el desarrollo de su propia dependencia. Este concepto es el fundamento de la dignidad del hombre. El niño no puede ser servido porque no quiere ser importante. Nadie puede ser libre a menos que sea independiente; por lo tanto, las primeras manifestaciones activas de libertad individual del niño deben ser guiadas de tal manera que a través de esa actividad el niño pueda estar en condiciones para llegar a la independencia.
 
El niño, con su enorme potencial físico e intelectual, es un milagro frente a nosotros. Este hecho debe ser transmitido a todos los padres, educadores y personas interesadas en niños, porque la educación desde el comienzo de la vida podría cambiar verdaderamente el presente y futuro de la sociedad.
 
Si consideramos la vida física por un lado y la mental por el otro, rompemos el ciclo de relaciones y las acciones del hombre quedan separadas del cerebro. El verdadero fin del movimiento no es favorecer una mejor respiración o nutrición, sino servir a toda la vida y a la economía espiritual y universal del mundo.Tenemos que tener claro, eso sí, que el desarrollo del potencial humano no está determinado por nosotros. Solo podemos servir al desarrollo del niño, pues este se realiza en un espacio en el que hay leyes que rigen el funcionamiento de cada ser humano y cada desarrollo tiene que estar en armonía con todo el mundo que nos rodea y con todo el universo.
 
José Carlos García Fajardo
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Llega la vuelta al cole, menos para 300 millones de niños

 

Más de 300 millones de niños no volverán al cole. Lo tienen vetado. Su única culpa: haber nacido en el país equivocado. La educación primaria y secundaria es casi un lujo en el tercer mundo.

 

¿Le suena la frase «mamá, hoy no quiero ir al cole»? Pues bien: si su hijo hubiera nacido en Afganistán, Mali o Níger, su lamento matinal se convertiría en la siguiente desiderata: «Mamá, quiero ir al cole», y añadiría: «Pero no puedo». Según un estudio de Unicef, uno de cada tres niños y jóvenes de entre 5 y 17 años que viven en países afectados por conflictos o desastres naturales no tienen acceso a una educación escolar. Si hablásemos de una hija, lo tendría aún más difícil.

Más de 104 millones de menores de edad tienen vetado un derecho tan básico como ir a clase, porque deben atender a otras prioridades, como ir a buscar agua a varios kilómetros de distancia cada mañana. O porque, sencillamente, su escuela ha quedado devastada por una guerra, o una inundación. Son los motivos más agudos, pero no los únicos. La pobreza crónica de muchos países también cambia el orden de las prioridades familiares, lo que afecta a los más pequeños: en total, hay más de 300 millones de menores de edad en el mundo que no van al colegio.

«Este es un momento crítico en la historia. La población juvenil mundial está creciendo rápidamente, y si las tendencias actuales se mantienen, el número de adolescentes de entre 10 y 19 años aumentará a más de 1.300 millones en 2030, un aumento del 8% a partir de hoy», dicen los responsables del informe. La desigualdad también se refleja en la natalidad: mientras el primer mundo envejece (con Europa a la cabeza), los países con los ingresos más bajos engrosan la parte baja de su pirámide poblacional.

«El acceso a una educación de calidad es quizás el ecualizador de oportunidad más potente para estas personas, sin embargo, como revelan los nuevos datos presentados en el informe, la magnitud de los desafíos que enfrentan es enorme», explican en Unicef, y avisan: «Sin un incremento dramático en la inversión en educación para estos niños y jóvenes, su situación solo se deteriorará, sino que el mundo verá un aumento en jóvenes inexpertos y sin preparación, incapaces de adoptar nuevas tecnologías y enfrentar los desafíos de una economía global rápidamente cambiante».

La inversión en educación, por tanto, es necesaria para paliar un mal que nos afecta a todos, y no debemos circunscribir a los países afectados: la mayoría, de África, un continente que duplicará su población en las siguientes décadas, al tiempo que la natalidad descenderá en muchos países desarrollados. El futuro del planeta depende las nuevas generaciones, que deben estar preparadas para una economía cada vez más global. Las pírricas cifras de escolarización de muchos países africanos y algunos de Asia y Sudamérica (donde la natalidad también va al alza) indican que no estamos en el buen camino.

El acceso universal a la educación primaria y secundaria es, además, un compromiso asumido por todos: es clave para alcanzar el cuarto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible pactados en la ONU para 2030, esto es: «Garantizar la calidad inclusiva y equitativa en educación, y promover, sin exclusión, oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida».

Desde Unicef advierten de que es necesaria una disposición de fondos de 3.000 millones de dólares anuales para garantizar este derecho básico en todos los países afectados. Actualmente, apenas llegan a la mitad. «Todos los niños y jóvenes tienen derecho a ir a escuela y aprender. Cuando ese derecho se realiza completamente, la educación proporciona a los niños y jóvenes una salida de la pobreza y la perspectiva de un futuro prometedor», explican desde Unicef, y concluyen: «Para los países, la inversión en educación de calidad a partir de los primeros años establece las bases para economías prósperas, lo que redunda en una sociedad pacífica».

Aunque solo se refiera al cuarto objetivo de los ODS, la educación es fundamental para cumplir con casi todos los otros. Porque es la herramienta más eficaz contra las guerras, la pobreza y las desigualdades sociales.

Luis Meyer, en ETHIC

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El presente es inconcebible sin los demás

El tiempo no existe. Sólo existe un presente pequeño e infinito, y nuestra vida sólo tiene lugar en este presente. Por lo tanto, una persona debería concentrar toda su energía espiritual sólo en el presente
 
León Tolstói
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Revolución silenciosa de personas mayores

 

Gracias a los ancianos se está produciendo una revolución silenciosa que marcará un antes y un después en el envejecimiento. En muchos países ya existe esa parte de ancianos dependientes ante cuya situación es preciso aportar propuestas alternativas.
El siglo XXI va a ser el “siglo del envejecimiento demográfico”. Se habla de la revolución blanca: el envejecimiento del envejecimiento. Hoy, el 10% de la población supera la edad de 65 años. En 75 años la población total se habrá triplicado y la de ancianos se sextuplicará. Habrá diez veces más de mayores 80 años.
Mientras tanto, el número de ancianos que sufren maltrato en España se acerca a los 300.000. En tres años la cifra se ha incrementado un 82%, y cerca de un millón y medio de personas mayores viven solas. Las más perjudicadas son las mujeres, el 11% de las mismas sufre agresiones físicas, el doble que los varones. A esto se suma el maltrato psicológico, que también es muy superior entre las mujeres (36%) comparadas con los hombres (15%). El porcentaje español es similar al que declaraba la OMS en su Informe del año 2002, y que lo situaba entre el 4% y el 6% de los ancianos encuestados. En Estados Unidos, The National Center on Elder Abuse cifra la incidencia en diez víctimas por cada mil habitantes. Además, las ancianas padecen el llamado “abuso material” (saqueo de cuentas bancarias, apropiación de objetos y propiedades) en una proporción cuatro veces superior al que soportan los hombres.
El maltrato a los mayores transgrede con impunidad aspectos que afectan a la última fase de su aventura vital. De ahí que se hable de la Cuarta Edad en que el mayor puede no ser atendido con buenas técnicas por su familia.
Hablamos del maltrato con que la sociedad se produce a veces frente a los Mayores. No es un fenómeno nuevo, aunque sí es moderna su calificación y su observación. En Estados Unidos, a mediados de los ochenta, se institucionaliza el término Elder abuse, que se consolida en la Declaración de Toronto, de 2002.
Estamos ante un grave problema social de raíces culturales y psicológicas, que no es patrimonio de ninguna clase social, ya que los niveles económicos y educativos no libran de que existan abundantes casos de personas que lo padezcan.
La autoridad del anciano, respetada y observada, aunque también con sus profundas sombras, ha decaído. Ya no es para el “viejo” el mejor sitio de la casa ni el mejor vino de la hacienda. Estamos en plena sociedad industrial y sin fronteras; los movimientos migratorios transportan a los mayores como inútiles fardos más, salvo que sean abandonados en sus puntos de origen. Hoy las casas son pequeñas, los recursos escasos, las pensiones insignificantes, la vida se alarga, el hedonismo como religión convierte a los ancianos en estorbos.
La sociedad industrial, competitiva, despersonalizada e individualista, ha producido en muchos mayores un desfondamiento moral y emocional sobre todo cuando presienten que van a ser desarraigados de su entorno y que forman parte de un turno de espera a las puertas de un asilo o Residencia.
La vejez conlleva que pueda padecer limitaciones físicas, a veces también mentales, que le subordinan a una dependencia frente a los demás. A todo ello se añade que las circunstancias le pueden abocar a una inmensa soledad (a veces acompañada) o al abandono y olvido por parte de los suyos.
La persona mayor no sólo es miembro de la familia, sino también de la Sociedad, un ciudadano con una historia, creador de riqueza social y con plenos derechos para exigir que la Sociedad, a través del Estado, le devuelva parte de su contribución social en forma de pensiones y jubilaciones suficientes, viviendas adecuadas y servicios sociales que le garanticen una vida digna. Actualmente estamos pasando por una situación particularmente crítica, donde en muchas familias coexisten la jubilación de los mayores con el desempleo de los más jóvenes, de manera que ambas generaciones, aunque por causas diferentes, sufren la pérdida de autoestima y marginación social, lo que suele ser generador de violencia familiar.
La única forma de erradicar el maltrato a los mayores supone poner en marcha: Intensas campañas de sensibilización. Servirnos de las redes de comunicación. Poner al descubierto los casos conocidos. Denunciarlos ante instancias administrativas o judiciales. Ocuparse del maltratado y aprovechar ese inmenso capital de generosidad del voluntariado social porque con su paciencia, comprensión y buen hacer puede evitar que las cicatrices duelan, conseguir que los ánimos se serenen y que los ancianos, al percibir una proximidad afectiva y desinteresada, esperen con serenidad la inevitable proximidad de su final.

José Carlos Gª Fajardo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Todo lo que nos acontece podemos transformarlo

Desechar la falta de objetivos y las debilidades y comenzar a pensar con propósito, es comenzar a transitar un camino hacia los logros; quienes hacen que todas las condiciones les sean útiles y piensan en sus objetivos y actúan en forma audaz, los logran.
James Allen
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Amor incondicional, Gandhi

Tras renunciar a la espada, no tengo otra cosa que ofrecer a mis adversarios que la copa del amor.
Uno debe cultivar la fina cualidad del discernimiento que va junto con el coraje y el carácter espirituales.
El amor es la mayor fuerza del mundo y, al mismo tiempo, la más humilde que se pueda imaginar.
El poeta tiene la misión de reanimar el bien adormecido en el fondo del corazón de todo hombre.
 
El conocimiento de las cosas de Dios no se encuentra en los libros. Pertenece al terreno de la experiencia vivida personalmente.
El silencio se convierte en cobardía cuando la ocasión exige pronunciar toda la verdad y proceder de acuerdo con ella.
No tengo nada nuevo para enseñarle al mundo. La verdad y la no violencia se remontan a la noche de los tiempos…
La bondad debe ser unida al conocimiento. La mera bondad humana no es de mucha ayuda, como lo he comprobado en la vida.
 
La plegaria no es un entretenimiento ocioso para alguna anciana. Entendida y aplicada adecuadamente, es el instrumento más potente para la acción.
La causa de la libertad se convierte en una burla si el precio a pagar es la destrucción completa de quienes deberían disfrutar la libertad. La voz interior me dice que prosiga combatiendo contra el mundo entero, aunque me encuentre solo. Me dice que no tema a este mundo, sino que avance.
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario