Así, como somos

Cuando mi sufrimiento se incrementó, pronto me di cuenta que había dos maneras de responder a la situación: reaccionar con amargura o transformar el sufrimiento en una fuerza creativa. Elegí esta último, escribió Martin L. King.
Nuestra vida se crea a través de las respuestas que damos a las circunstancias de cada día. La responsabilidad que tenemos al dar esas respuestas influye sobre manera en nuestro futuro, en lo que llamamos torpemente “destino” (que no puede existir, pues no seríamos libres y por tanto responsables).
Esta responsabilidad nos ofrece el don de no resignarnos; el de pensar y sentir, el paladear y sufrir, en cada instante cual es la respuesta que nos solicita “la vida”, nuestra, no la del vecino ni la de mágicas divinidades ni destinos ni traumas padecidos. Tenemos que asumir y afrontar o gozar las circunstancias de cada momento, sabiendo que nadie nos pidió permiso para nacer, ni en dónde ni cómo. Luego, fuera lamentos inútiles y masoquismos impuestos por nosotros mismos. Las circunstancias personales, sociales, económicas, políticas llegan como la lluvia o el siroco. Y es prudente llevar paraguas o cubrirse la cara con el litham (velo azul índigo que cubre cabeza, nariz y boca de los tuaregs)
Como somos personas en un contexto humano y social, debemos regirnos por el sentido común y por los principios fundamentales del derecho a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad. Sí, xq en nuestro contexto existencial tenemos principios inmutables como son el procurar no hacer daño a nadie, dar a cada uno lo suyo (lo que le corresponde y necesita) y vivir con dignidad (educación, salud, casa, trabajo, asistencia a los discapacitados y pensiones suficientes, dignas y no por haber cotizado o no sino porque todo ser humano es copropietario de cuanto es y existe por eso no hay robo cuando un ser toma lo que necesita urgentemente para vivir).
Los rdm lo sabemos bien, por eso, frente a la crisis, el sufrimiento, el revés, la infamia, la desaparición o la pérdida de un ser querido, tenemos el ejercicio de las virtudes naturales: ternura, paciencia, voluntad de sentido, entrega, gratitud, compartir, generosidad porque el “otro” es el haz o el envés de mi ser humano. De ahí el coraje necesario para levantarnos, aún con lágrimas, y ofrecer nuestro hombro a los demás… a quien quiera que sea, cuando sea donde sea y como sea. Esto me lo habréis oído contar en clase cuando os hablaba de mi encuentro, a mis 18 años, con l’Abbé Pièrre, en la sede de Los Traperos de Emaús, en Paris. Y años más tarde, viajando con Cristóbal, Pablo y Mariano, después de unas conferencias en Bilbao y San Sebastián… “decidimos” “acercarnos” a XXX (cerca de Toulouse) a pasar la tarde noche con el Fundador de los HH de Foucauld, el anciano René de Voillaume… y al regreso en un 20 de diciembre frío se nos “ocurrió” pasar los Pirineo e irnos a dar un abrazo a nuestro amigo y Maestro Raimon Paniker, en Tavertet, que nos sentó a la mesa ante la chimenea encendida y compartimos lo que tenía de cena y, claro, pan y vino, sobre los manteles… cuando al día siguiente llegué a casa… se armó…
Pero este sábado 16 de junio nos reuniremos un buen puñado de amigos en Cantarranas para celebrar (tenemos que “celebrar” siempre y sentirnos en verdad agradecidos “eujaristés”. Y sabemos que con algunos centenares de rdm que reciben estas “remembranzas”, nos acompañarán desde, lo he comprobado, América, EEUU, varias ciudades de EU, China etc.
Y termino porque hoy me siento algo cansado, no sé, es como si me fuera yendo la vida (galleguismo) pero sin pesar ni tristeza. Valle está aquí en el salón y ahora me iré alli para tomarnos algo. Termino: ¿Qué podemos hacer, entonces, para transformar el mundo, nuestro mundo (que no nos pertenece, sino que los seres humanos tb pertenecemos a la Tierra), aquí y ahora como somos y cómo estamos? Ser responsables, así como suena, y con alegría, buen humor y mucho amor adaptándonos a la realidad, para transformarla, y con palabras de Montaigne “Como no puedo gobernar los acontecimientos, trato de gobernarme a mí mismo”. (Ya sé que él escribió “me gobierno a mí mismo, pero yo pongo “trato de” porque Montaigne vivía retirado en una Torre rodeado de libros y en medio de sus propiedades…) Pues nosotros nos aprovechamos de sus maravillosos escritos sin Torre, ni tierras, ni empleados à vie…, y cada mañana y cada atardecer tenemos que reconocer que somos privilegiados con lo que tenemos (empieza a rememorar… y verás sorprendido)

Un abrazo

José Carlos, rdm

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Observa

 

Observa atentamente qué reclama tu naturaleza, en la convicción de que sólo ella te gobierna; a continuación, ponlo en práctica y acéptalo, si es que no va en detrimento de tu naturaleza, en tanto que ser vivo. Seguidamente, debes observar qué reclama tu naturaleza, en tanto que ser vivo, y de todo eso debes apropiarte, a no ser que vaya en detrimento de tu naturaleza, en tanto que ser racional. Y lo racional es como consecuencia inmediata sociable. Sírvete, pues, de esas reglas y no te preocupes de más.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Da que pensar

 

No consumas la parte de la vida que te resta en hacer conjeturas sobre otras personas, de no ser que tu objetivo apunte a un bien común; porque ciertamente te privas de otra tarea; a saber, al imaginar qué hace fulano y por qué, y qué piensa y qué trama y tantas cosas semejantes que provocan tu aturdimiento, te apartas de la observación de tu guía interior, Conviene, por consiguiente, que en el encadenamiento de tus ideas, evites admitir lo que es fruto del azar y superfluo, pero mucho más lo inútil y pernicioso.

Ni actúes contra tu voluntad, ni de manera insociable, ni sin reflexión, ni arrastrado en sentidos opuestos. Con la afectación del léxico no trates de decorar tu pensamiento. Ni seas extremadamente locuaz, ni polifacético. Más aún, sea el dios que en ti reside protector y guía de un hombre venerable, ciudadano, romano y jefe que a sí mismo se ha asignado su puesto, cual sería un hombre que aguarda la llamada para dejar la vida, bien desprovisto de ataduras, sin tener necesidad de juramento ni tampoco de persona alguna en calidad de testigo. Habite en ti la serenidad, la ausencia de necesidad de ayuda externa y de la tranquilidad que procuran otros. Conviene, por consiguiente, mantenerse recto, no enderezado.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La encontré sin buscarla

LA SOLIDARIDAD NO SE JUBILA

El altruismo no entiende de edades. Lo sabe bien el profesor emérito José Carlos García Fajardo, fundador de la ONG ‘Solidarios para el Desarrollo’. Una organización nacida en la Universidad con el objetivo de canalizar el espíritu generoso de cientos de jóvenes voluntarios, con proyectos dirigidos a personas mayores, discapacitados, internos en las cárceles o gente que ni siquiera dispone de un techo bajo el que dormir. Hoy en GEA PHOTOWORDS hablamos con él de una apuesta personal por la solidaridad.

.

José Carlos García Fajardo.

Ilustración a partir de una foto de Borja González Andrés

.Por Borja González Andrés para GEA PHOTOWORDS

.“Nadie sabe de lo que es capaz hasta que se pone a hacerlo”, repite con pasión José Carlos García Fajardo. Quizás él nunca imaginó que llegaría hasta donde ha llegado. A sus setenta y cinco años, ya jubilado después de ejercer durante décadas como profesor de la Universidad Complutense de Madrid, dedica las sofocantes mañanas de agosto a revisar artículos, enviar cartas y poner al día sus recuerdos. Todos ellos con un denominador común: la desinteresada ayuda a quienes quedaron a un lado de la sociedad.

Con ese espíritu, animado por un pequeño grupo de estudiantes de la facultad de Ciencias de la Información con inquietudes sociales que trascendían lo académico, el profesor Fajardo fundó la organización ‘Solidarios para el Desarrollo’ hace más de 25 años. Desde entonces, y con el apoyo de cientos de voluntarios, ha desarrollado programas de asistencia para diferentes colectivos.

Aunque, como recuerda Fajardo, “todo empezó en la cárcel”, concretamente en el centro penitenciario de Segovia. Allí fue a parar un antiguo alumno del profesor “por uno de esos errores que cualquiera podemos cometer en un momento de nuestra vida”, dice Fajardo. “Mi día libre aquí (señala el edificio de la facultad, que asoma entre las copas de los árboles) era el miércoles, y yo dedicaba cada semana a ir hasta Segovia para acompañar, primero a este chico, y luego se fueron sumando otros presos y también otros voluntarios que me acompañaban”.

El proyecto fue creciendo y pasó a llamarse Aula de Cultura. Se organizaban conferencias, conciertos o talleres de teatro, y ya no sólo en la prisión de Segovia. Las cárceles de Valdemoro, Soto del Real, Sevilla o Texeiro, en A Coruña, se fueron sumando a la iniciativa. “Tú no ibas a hacerle ningún favor al preso”, explica Fajardo, “¡era él quien te estaba acogiendo en su mundo!”.

Mundos aislados, como hasta entonces era el ambiente penitenciario. O incluso más, como el entorno en el que tenían que resistir los enfermos de SIDA en la década de los ochenta, cuando la enfermedad era considerada una epidemia o, en el mejor de los casos, un tabú. También ‘Solidarios’ se encargó de visitar los hospitales y acompañar a los enfermos. “Los voluntarios no somos enviados, somos llamados. Nosotros recogemos a quien se cae, lo devolvemos hacia arriba y pasamos desapercibidos. De eso se trata”.

POBLACIÓN DIANA

.Fueron años difíciles, en los que cada pequeño avance significaba una profunda bocanada y cada momento de respiro, un nuevo impulso. De ahí nacieron, ya en los años noventa, nuevas líneas de asistencia social. La primera de ellas estaba enfocada a los propios alumnos universitarios que, por algún tipo de discapacidad física, no podían asistir a las clases. Era el Programa de Atención a Estudiantes Discapacitados(PAED), que aún mantiene plena vigencia. “Antes no venían y nosotros fuimos a buscarles a sus casas, a ofrecerles una posibilidad como a los demás”, asegura Fajardo. “Esos chicos y chicas, voluntarios que se levantaban a las seis de la mañana para ir a recogerles, que les ayudaban a cambiarse la sonda en el baño, que les cortaban el filete de carne en la cafetería si ellos no podían… fue duro”, rememora emocionado, “pero mereció la pena, las familias nos lo agradecían”.

También las personas mayores que viven solas en las grandes ciudades, centraron la atención de la ONG. La idea inicial era que jóvenes estudiantes universitarios dedicasen un par de horas semanales a acompañar a estos mayores en cualquiera de sus actividades diarias: dar un paseo, hacer la compra, o simplemente ayudarles a preparar la merienda. “Nos empezamos a dar cuenta de cómo esas personas mayores se cuidaban más, se arreglaban, recogían la casa… porque sabían que el chico o la chica volvería en unos días a acompañarles de nuevo, y eso les hacía mantener la ilusión”, asegura Fajardo.

Tal fue el éxito de aquellas primeras experiencias, que desde ‘Solidarios’ pensaron en ampliar esos acompañamientos a estancias permanentes. Y lo hicieron mediante la iniciativa Convive con Mayores. Se trataba de que los estudiantes que vinieran de otros lugares de España o del mundo tuvieran la posibilidad de residir con una de estas personas mayores, de manera gratuita y comprometiéndose a una convivencia intergeneracional, activa y solidaria. “Es algo más complejo incluso que nuestros comienzos en las cárceles”, advierte Fajardo, “porque aquí hace falta un trabajo de selección, entrevistas con los chicos y las personas mayores, un seguimiento constante…”

Por eso ahora buscan nuevas vías de financiación con las que mantener y potenciar el proyecto, para conseguir que un centenar de personas mayores que viven solas puedan recibir el apoyo y la compañía permanente de otros cien estudiantes universitarios.

Y además de todo lo anterior, están las calles. Las calles de una ciudad como Madrid, donde viven, comen y duermen cada día unas 6.000 personas según datos de Cáritas. Desde 1995, voluntarios de ‘Solidarios’ recorren la noche madrileña -y también la de otras ciudades como Barcelona, Murcia o Granada- ofreciendo una taza de café, un bocadillo y un poco de conversación a quien lo necesite.

Pero eso sí, advierte el profesor Fajardo, “nosotros no estamos aquí para decirle al borracho que deje de beber o para enviar a un albergue a alguien que prefiere estar en la calle, ¿qué derecho tenemos nosotros a hacer algo así?”, se pregunta. Lo que sí les entregan es una pequeña guía de recursos sociales como esta, por si quieren hacer uso de ella. De nuevo, echar una mano y pasar desapercibidos.

Sin embargo, España no es el único país donde ha estado presente ‘Solidarios’. Del año sabático del profesor Fajardo por “más de veinte países” del África subsahariana surgieron -además del libro ‘Encenderé un fuego para ti’- nuevos planes e ideas renovadas para poner en marcha. Por ejemplo, la creación de centros de medicina preventiva en diferentes universidades africanas o la construcción de un “Puente Solidario” a través del cual, y hasta 2003, la organización envió toneladas de medicamentos a hospitales de países del Sur.

“Pero también enviamos miles de libros a las Universidades Populares y Escuelas Normales de América Latina”, recuerda Fajardo, que ahora dedica la mayor parte de su tiempo (incluidas las calurosas mañanas de verano) a coordinar el Centro de Colaboraciones Solidarias, una red de comunicación que cada semana envía varios artículos de producción propia a centenares de medios latinoamericanos o departamentos universitarios de Estados Unidos y Canadá, y que además organiza, cada año, un taller de periodismo solidario.

Fajardo, un hombre para quien la solidaridad no tiene edad de jubilación. “Soy feliz. Hago lo que me gusta, hago lo que quiero… pero lo más importante, es que quiero lo que hago”. Y se nota.

.Borja González Andrés es estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido redactor en la Cadena SER y actualmente trabaja para la agencia Reuters.

.# Una respuesta:

  1. El día que yo escuché en persona a este hombre no se me olvidará nunca. Habló durante casi una hora y me dejó embelesada con su energía, su forma de hablar, el contenido de su discurso, sus experiencias, sus comienzos, la forma que tiene de entender la vida… Y en sólo cuarenta y cinco minutos me hizo querer ser como él. Emprendedora. Solidaria. Enérgica. Positiva. Desde entonces siempre le llevo en la memoria como un hombre de referencia. Gracias José Carlos.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Para reflexionar

No te arrastren los accidentes exteriores; procúrate tiempo libre para aprender algo bueno y cesa ya de girar como un trompo. En adelante, debes precaverte también de otra desviación. Porque deliran también, en medio de tantas ocupaciones, los que están cansados de vivir y no tienen blanco hacia el que dirijan todo impulso y, en suma, su imaginación.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Entrevista al Profesor Gª Fajardo

Entrevista al Dr.José Carlos García Fajardo, Emérito de UCM:
 
“Alumnos que buscan saber y profesores que aman compartir inventan cada mañana la universidad”
 
Este año el profesor emérito de Ciencias de Información de la Universidad Complutense José Carlos García Fajardo ha cumplido los 81 años. Ibercampus.es rinde con este motivo homenaje a su miembro del consejo editorial y colaborador al publicar esta entrevista que realizó el periodista José Antonio Ritoré a quien fue en su juventud asesor de líderes de CEOE como Ferrer Salat y de otros del PP (Rato, Fraga, Aznar, Gallardón, Aguirre..), para luego volcarse en fundar la ONG Solidarios para el Desarrollo.
– ¿La Universidad se ha convertido en una guardería de adultos tal y como ha criticado en alguna ocasión?
– Ese es el peligro que acecha pero no la realidad que yo vivo desde hace 60 años. Los planes de estudio pueden cambiar y hay que adaptarse a ellos, pero los alumnos que buscan saber y los profesores que aman compartir los saberes inventan cada mañana la universidad como espacio de encuentro. La inercia, la sobre protección en las familias y el miedo de muchos jóvenes a no encontrar trabajo son el fruto de una nefasta educación que promueve la sumisión. De ahí las penosas experiencias de muchos profesores en la enseñanza media que no logran hacerse respetar por padres dominados por el miedo y por la inseguridad que les lleva a posturas de prepotencia y de agresión. Pero todo eso se cura en el primer año de universidad cuando conocen las reglas del juego. Nunca he tenido la experiencia de ser intimidado por alumnos o por audiencia alguna. Ni conozco a compañeros que no reciban el ciento por uno de cuanto comparten con sus alumnos. Cada día me convenzo más de que a un joven si le pides poco, no te da nada pero si le exiges mucho te lo da todo. Pronto se dan cuenta de que aquí no se trata de “transmitir conocimientos” porque es difícil enseñar algo a alguien pero los mejores comprenden que sí es posible aprender a compartir los saberes. Los que no aciertan a descubrirlo y a poner todos los medios necesarios pasan por la universidad pero la Universidad no entra en ellos. La sabiduría los persigue, pero ellos corren más. Felizmente se ha superado la demagogia de que todos pueden y tienen que seguir estudios universitarios. Esa falacia hizo mucho daño, pero cada día se comprueba de que pocas cosas existen en la vida como el placer de compartir y ver la respuesta de jóvenes que descubren que es posible otro mundo mejor porque es necesario.
– ¿Qué conservan las aulas de aquellos principios que inspiraron movilizaciones como ‘Mayo del 68’?
– Gran parte de aquellas revueltas fueron gritos de impotencia ante un orden caduco que terminó por engullirlos. Cada día se descubre un nuevo renacer de la vida universitaria porque se vive más en contacto con la realidad social y, sin duda, los jóvenes de hoy están más y mejor informados que en el pasado. De ahí surge el sentido de responsabilidad de los mejores. La vida universitaria jamás podrá ser un fenómeno de masas sino de personas que se dan cuenta de un mundo de injusticia social y cuando encuentran a un maestro, llega con uno por curso, responden de forma generosa y responsable.
– ¿De dónde surgieron esos cientos de miles de voluntarios sociales que hoy asombran en la vieja Europa y que eran inimaginables hace unas décadas sino estaban vinculados a ideologías/creencias de uno u otro signo?
La sociedad civil es un fenómeno emergente y poderoso del que todavía no parecen haberse dado cuenta ni los políticos, ni los empresarios ni los mandarines sin audiencia.
– ¿Cuánto perdió por el camino la Universidad cuando fijó como uno de sus principales objetivos el mercado laboral?
– No sé cuánto perdió, si es que perdió algo más que viejas estructuras, tabúes inútiles y servidumbres obsoletas. Cada día es mayor el número de los que descubren que este modelo de desarrollo está agotado porque es injusto. Que de una economía de mercado nos han llevado a una sociedad de mercado en la que pretenden tratarnos como a “recursos humanos”, buenos para ser explotados. No hay más que escucharlos, entrar en sus blogs, sentir su rebeldía en la forma de vestir, en la necesidad de reunirse para compartir, “echar unas risas” y compartir música a pesar de la miserable confusión en la que una sociedad que anhela sumisos temerosos, los descalifica como pasotas, vagos, hedonistas, consumistas y amigos del botellón. Qué error, qué inmenso error. Pero todavía estamos a tiempo de descubrir y de reconocer que un mundo nuevo está naciendo y que muchos de estos jóvenes injustamente denostados constituyen la razón de nuestra esperanza en una sociedad más justa y solidaria, más libre y comprometida.
– ¿Cuál es el papel de los medios de comunicación en la consolidación de estructuras solidarias?
– He explicado en la facultad de Ciencias de la Información más antigua de España y mi experiencia como periodista y comunicador es que su papel es fundamental y apasionante. La gente no sabe de lo que es capaz hasta que se pone a hacerlo y, cuando lo descubren, recuerdan a Albert Camus cuando se lamenta de que nuestros hijos se avergonzarán de nosotros porque, habiendo podido tanto, nos atrevimos a tan poco. No hay más que constatar el desprecio que sienten los jóvenes por la clase política que dice que nos gobierna. Ni los entienden ni se hacen comprender, porque hablan en prosa de mandarines. Mi experiencia de 30 años al frente de una organización humanitaria, como Solidarios para el Desarrollo, por la que han pasado decenas de miles de voluntarios sociales y en la que trabajan miles actualmente me confirma que no vivo en una utopía, a no ser que esta sea una verdad a veces algo prematura pero sabemos que las más nobles conquistas de hoy se han hecho realidad porque alguien las soñó primero.
– Su radiografía de la prensa es…
– Muy pobre porque, con excepciones, no existe una auténtica prensa libre y responsable. La mayoría de los medios viven presos de sus propietarios, de la más sonrojante publicidad y de otras servidumbres menos confesables. La prueba es que cada uno compra su periódico y conecta con su emisora, es decir, aquellos que le cuentan las cosas como él las quiere leer y oír, que no escuchar, para aliviarles del miedo a pensar por su cuenta. Por eso, tantas personas jóvenes “pasan” y algunos piensan que es por egoísmo. Muchos será por esa causa, siempre los ha habido también entre sus padres y educadores, pero otros muchos porque no soportan tanta vulgaridad, tanta hipocresía, tanta mezquindad e incoherencia. En estos, en los que “pasan”, se encuentran los mejores que transformarán la rebeldía y la compasión estériles por compromisos vivos y eficaces.
– ¿Qué opina de la guerra de medios?
– Hay emisoras de radio, programas de televisión, publicaciones que le hacen a uno dudar del progreso y hasta de la condición humana. Pero como sus dirigentes se mueven por supuestos índices de audiencia pues creen que todo vale y que cuánto más, mejor; cuando cada día más personas de las que imaginamos sostienen que cuánto mejor, más.
– ¿Cuándo se borró la frontera entre información y opinión?
– Cuando a algunos les fallaron la decencia, la auténtica profesionalidad y la vergüenza.
– ¿La ciudadanía puede rebelarse y acceder a otro tipo de comunicación menos partidista?
– Por supuesto que sí, ¿no es acaso lo que estamos haciendo en esta entrevista? ¿A qué se debe el auge de los blogs y de otras tecnologías?
– ¿Qué papel deberían jugar los medios públicos?
– El establecido en nuestro ordenamiento jurídico, el servicio al bien común, a la libertad, a la justicia, a la defensa de los cuatro pilares del Estado de bienestar (educación, sanidad, pensiones y ayuda a las personas dependientes), y como dice la Constitución de Estados Unidos, a garantizar el derecho a la búsqueda de la felicidad. Porque, aunque la vida no tuviera sentido, tiene que tener sentido vivir, aquí y ahora. Y el único sentido de nuestro vivir es la felicidad, esto es, el derecho a ser nosotros mismos.
– ¿Existe realmente un periodismo crítico e independiente?
– Por mi parte, lo practico en mi blog cada mañana. Pero lo que usted me formula es una pregunta saducea porque en su pregunta ya va contenida la desoladora respuesta.
José Antonio Ritoré
Periodista
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Donde el corazón te lleve

“Cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer, no te metas en uno cualquiera al azar: siéntate y aguarda. Respira con la confiada profundidad con qué respiraste el día en que viniste al mundo, sin permitir que nada te distraiga: aguarda y aguarda más aún. Quédate quieta, en silencio, y escucha a tú corazón. Y cuando te hable, levántate y ve donde él te lleve…”

Susanna Tamaro

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario